Enhorabuena a la Clase Política


En estos momentos de zozobra político-económica, de recortes y mantenimiento de orden, de falta de calefacción y de educación, de agresiones de estudiantes adolescentes a policías antidisturbios absolutamente equipados que tuvieron que defenderse como podían ante tal ataque cultural, me veo en la necesidad de escribir esta felicitación a nuestra clase política.

Y sé que generalizar es un recurso algo injusto porque se pone a todo el mundo en el mismo saco, pero también es cierto que hay excepciones que sirven para confirmar la regla general. Lo digo porque este país, que llevaba camino de convertirse en la 7ª economía mundial se ha despertado casi de golpe de un sueño cargado de utopía. Bueno, en realidad, lleva ya un tiempo despertándose pero no acaba de hacerlo porque le da susto ver lo que hay por ahí, fuera del calor del edredón.

Es entonces cuando entre sueño y duermevela uno hace examen de situación y agradece el esfuerzo de la clase política. Gracias al Congreso y al Senado; a sus congresistas y senadores; gracias a los 17 Parlamentos Autonómicos, a las Diputaciones, Cabildos, Directores Generales, Asesores Personales, coches oficiales, dietas, comilonas, regalos, viajes y prebendas; gracias a que el pueblo español les remunera con dos, tres, cuatro y hasta más sueldos, gracias a nuestra generosa aceptación de su coherente Plan de Jubilación; gracias a esa Ley Electoral, prevista para que haya alternancia en el Gobierno de éste o aquél –siempre los mismos para que esté todo en las mismas manos no vaya a ser que…-.

Gracias a las sesiones del Congreso que nos permiten ver lo ocupados que están los señores congresistas que, a pesar de no estar presentes en el Congreso, no dejan duda alguna de que están trabajando por el pueblo que les ha votado; gracias a que nuestra ignorancia política no acaba de entender para qué c… sirve el Senado, ni si es la cámara baja, alta o frigorífica, aunque no pongamos ni un pero a su trabajo (?); gracias a que mantenemos nuestra posición e influencia en el extranjero, aunque tengamos el sacrificio de gastar más de lo que gastan juntos Alemania y el Reino Unido en el mismo capítulo, gracias a todo ese esfuerzo continuado de nuestra clase política sólo llegamos a casi 6 millones de parados. Podría haber sido peor. Enhorabuena, Clase Política. No se preocupen por la crisis porque no les va a afectar su salario, para eso estamos los 5 millones de parados y lo casi 20 millones de quietos.

Ustedes dedíquense a su trabajo: la profunda, necesaria, justa y progresista reforma laboral; el recorte a funcionarios, sanidad, investigación, profesores; el aumento en transporte público, el copago en medicamentos, la privatización de la educación, del agua y de todo lo que reporte negocio. Sigan subiendo impuestos. Nosotros, el pueblo soberano, les premiaremos cada 4 años firmándoles un cheque en blanco para que hagan con nosotros lo que quieran. Total, trabajar para ustedes es nuestro mayor gozo. Sólo una pregunta tonta: ¿dónde van nuestros impuestos?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s