Recortar en cooperación, recortar pensiones o cerrar ambulatorios


El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Sr. Margallo, ha venido a decir que “recortar en Cooperación al Desarrollo es una opción dolorosa pero, a lo mejor, la otra opción es recortar en pensiones o cerrar ambulatorios”. Es decir, elegir por elegir…

La CONGDE, Coordinadora de ONG de Desarrollo de España, que agrupa a la gran mayoría de organizaciones no gubernamentales de nuestro país, ha salido enseguida a la palestra pública con un comunicado en el que rechaza este planteamiento porque “no se trata de contraponer unas personas con otras, sino de garantizar los servicios sociales básicos y los Derechos Humanos de las personas, independientemente del lugar en el que hayan nacido o vivan”

Lo curioso es cómo presenta el tema ante la opinión pública desde la elección de dos opciones dolorosas y difíciles:  o cooperación o pensión. Es decir, no hay más alternativas que elegir entre cooperación o que los jubilados cobre sus pensiones. Esta dicotomía en la asignación de recursos no repara en otras alternativas posibles. Propongo que añadan algunas más: o cooperación, o pensiones, o cerrar quirófanos, o suprimir el Senado, o embajadas en el Exterior -en las que gastamos más del doble que Alemania y el Reino Unido juntos- o asesores personales, o personal de confianza.

Y es que la crisis tiene un alcance global y nos concierne a todos. Debería también sacudir, además, a la “clase” política por aquello que aquí estamos todos en el mismo lío. Mantener los niveles de gasto en personal político, desde el Gobierno Central hasta los 17 autonómicos, es más que un lujo para un país que se encamina con  paso firme y reforma laboral inevitable hacia los 6 millones de parados en la que ya es la mayor empresa del país, el INEM.

Déjennos a nosotros, la clase social, dónde queremos que se recorte; déjennos aportar otro tipo de soluciones alternativas que las que propone el Sr. Ministro. Tan sólo el Senado, cuya dedicación a España debe ser de mucho valor aunque nadie la entienda, gasta 55 millones al año. El Senado gasta 12.000 euros diarios en traducir el castellano al catalán, el vasco o el gallego. Si le añadimos las delegaciones provinciales del Gobierno (?), las subdelegaciones, las diputaciones provinciales, las delegaciones autonómicas y esas otras duplicidades político-administrativas que todo el mundo conoce y que nadie sabe explicar, seguro que encontraríamos un montón de euros.

No pretendo decir que suprimiendo esos gastos se arregle el tema pero sí daría la impresión que los padres de la Patria se co-responsabilizan de la misma forma en la que nos quieren responsabilizar sólo a nosotros, la clase media, atemorizada, preocupada, esquilmada y atónita con el concepto de solidaridad de nuestros dirigentes. Esa es la explicación, saben de solidaridad sin entender el concepto. Y, según parece, el único desarrollo que no van a recortar es el suyo propio.

Pero no pasa nada. Aquí aguantamos lo que nos pidan, nos sacan o nos previenen. Después del 25M subirán la luz, el gas, la gasolina, los transportes, el IVA y lo que les parezca. Y es que en el fondo, Churchill tenía razón: “Cada país tiene el Gobierno que se merece”.

¿De verdad creen que nos lo merecemos..?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s