Vivimos en un Cuento…


La realidad del momento es tan cruda que prefiero contarles un cuento: Había una vez un gran país de espléndidos bosques, acogedoras ciudades, bonitas playas, en el que vivían ciudadanos que lucharon durante muchos años para llegar a ser libres. Eran gente alegre y simpática que gozaba de una buena vida, mientras trabajaban afanosamente.

De repente, algo pasó que transformó esa idílica existencia. Unos individuos malos, sin entrañas, ni patria ni bandera ni religión, conocidos por “Los Mercados”, se hicieron con el control no sólo de ese país sino de cuantos lo rodeaban, ávidos de riquezas y poder, enfermos de codicia, comenzaron a cambiar la vida de los ciudadanos, empobreciendo sus rentas, destruyendo trabajos, creando nuevos impuestos y cambiando su condición de ciudadanos por la de súbditos y vasallos. La población se sintió primero confusa, luego molesta; más tarde indignada y empezó a reaccionar tímidamente ante tanto abuso.

Pero la tribu de “Los Mercados”, viendo venir una más que posible revuelta popular, prefirió prevenir mejor que curar y nombró un Sheriff para que controlara a los súbditos. Como si fuera el mismísimo Sheriff de Nottingham, este personaje se aprestó a poner en marcha todas las órdenes de “Los Mercados”, envueltas, eso sí, en unas cuidadas justificaciones que hacían referencia a la situación del momento, a la patria y a la absoluta necesidad de adoptar tales medidas por el bien del futuro del país y de sus habitantes aunque ninguno de ellos notara progreso alguno.

Los súbditos, más o menos convencidos, se comportaban de manera civilizada, con una comprensión encomiable y una paciencia bíblica. Pero un día se dieron cuenta que todos los recortes y sacrificios a los que veían abocados sirvieron para “salvar” a una de las entidades que formaban parte de “Los Mercados”. Efectivamente, se dieron cuenta que, pasado un Rato, el Marqués de Banquia se llevó en un solo día y sin más explicación todo el recorte que se había aplicado al pueblo en Sanidad y Educación.

No les pareció justo que los sacrificios, privaciones, recortes e impuestos varios recayeran sólo contra el pueblo mientras que el fruto de tanta privación se regalara sin más a uno de esos poderosos miembros de la tribu de “Los Mercados”. Se dieron cuenta que el Sheriff de Nottingham no les representaba a ellos sino que era un enviado de “Los Mercados” disfrazado de representante del pueblo al que esquilmaba y del que abusaba. La gente empezó a darse cuenta que para esa tribu, el pueblo sólo tenía una función: dejarse engañar para que cada cuatro años, con unas papeletas que depositaba en unas urnas supuestamente democráticas, le hacía el juego a los poderosos que encontraban una esperada legitimidad para continuar viviendo del trabajo y sacrificio de unos ciudadanos a los que se les seguía engañando para que sus representantes elegidos pudieran vivir del cuento y vivir muy bien. Los insaciables “Mercados” siguieron llevándose el dinero de los pobres para dárselo a los ricos.

Hasta que un día apareció un tal Robin de Locksley, más conocido como Robin Hood, Robin de Los Bosques y puso orden en Sherwood cambiando las reglas del juego y devolviendo los bienes al pueblo. Pero ése es otro cuento que todavía no me han contado. Ah! Cualquier parecido con la realidad no es casual. Que tengamos un buen día…, alguna vez.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo ONGs

2 Respuestas a “Vivimos en un Cuento…

  1. arpo96

    Erase que se era. Había un rey llamdo Nixon que un día llamó a sus ministros porque estaba aburrido y no sabía como ocuparse. Sus ministros le digeron : ” mire, majestad, puede privatizar la sanidad “. ¿ Y eso es bueno ?. Buenísimo. Tan bueno que el partido ya no vá a tener problema de financiación. Los que se van a quedar con el negocio nos garantizan unas suculentas donaciones. No es que la Sanidad fuera siempre privada. NO.Llegó un día que un rey estaba aburrido.
    Pasado el tiempo hubo otro rey : Reagan I de Hollywood y una reina : Maragaret I de Gin-Tonic.
    Reagan I estaba aburrido un día y preguntó a sus ministros que podía hacer. Sus minsitros le digeron : ” desregularice el sistema financiero “. Hay gente con unas ideas excelentes pero se encuentran prisioneros de tanta norma. ¿ Y eso es bueno ?. Buenísimo. Fíjese, majestad, que lo que van a vender no existe, es virtual, y aun así nos vamos a hacer ricos todos.
    Margaret I estaba aburrida y preguntó a sus ministros que podía hacer. Sus ministros le digeron que privatizara todo. Y como la gente vivia en casas de módico alquiler estatal o municipal pues que las hiciera propietarias. De esta manera pagarian el IBI y el mantenimiento de sus hogares.. Enfin, todo. Y así fue y la gente no gana para gastos pero siempre se acuerda d ela familia d ela reina. Y eso desfoga…..

  2. Buen cuento y su segunda parte muy bien encajada. Ya solo nos falta el final.
    Supongamos que , o bien el Robin Hood y pone orden en el pueblo oprimido llevando al mismísimo Sheriff de Nottingham y sus secuaces, todos sin excepción, a la hoguera de los brujos, o el pueblo desaparecerá definitivamente en la hambruna, desesperación y desaliento, que mata mas que lo anterior.
    La otra alternativa es, que los habitantes de Sherwood hartos de desesperanza, superen el miedo, y salgan a sus calles con las cacerolas y aperos de labranza, y formando tal estruendo, que Nottinaghan , sus equipos de gobierno y seudónimos, emigren en busca de otra población más fácil de rentabilizar, porque en Sherwood, ya no queda nada y la gente estaba muy cabrada.
    El problema de los habitantes del cuento, es que aun no habían salido de “la infancia política cuna”, durante la cual, la que el régimen gubernamental como buen padre, les suministraba hasta las ideas para que pensaran adecuadamente. Y así y pasaron a la universidad de la democracia sin tener claro sus derechos, ni desarrollado el discernimiento y con el miedo de perder lo conseguido; callaitos estaban mas guapos. La lectura tampoco era muy usada ni aprovechada. La vida transcurría entre trabajo-comer- tv -dormir.
    Todo esto era caldo de cultivo para que los Notinghan se sucedieran uno tras otro, hermanados en intereses con el rey Nixon y de la Princesa Margarita, y así entre todos, consiguieron mantener a los infantiles entretenidos con futbol , reality show y apariencias sociales, dejando sus casa sin barrer, y sus cuentas sin hacer .
    Pero ¿habra un hada/hado madrino que consiga despertar a los habitantes ?… quiza el hambre y la deseperación , la rabia y el valor acudan en ayuda del pueblo de Sherwood, y como ya sabemos que el hambre es muy mala y exigente, desencadene el final feliz que algunos despiertos estamos esperando que ocurra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s