Pobreza infantil en España, el rostro más duro de la crisis


Esta semana UNICEF ha puesto rostro a la crisis española, y esa cara es la de los niños y las niñas de nuestro país, como queda reflejado en su informe “La infancia en España 2012-2013. El impacto de la crisis en los niños”. En el informe se destacan algunos datos sobre la incidencia de la crisis y las medidas de ajuste y austeridad que se están tomando el gobierno de España y nos aclara como países que se han enfrentado a crisis económicas importantes han salido mejor de ellas y de forma más sostenible, tomado medidas de protección social. A continuación transcribimos los datos más destacables, el informe completo se puede ver en la web de UNICEF.

• 2,2 millones de niños viven en hogares por debajo del umbral de la pobreza. En 2008 eran 2 millones, un 10% menos.

• Los niños son el grupo de edad más pobre en comparación con el resto de grupos (adultos en edad de trabajar y mayores de 65 años).

• La pobreza infantil, estabilizada durante años sobre el 24% de la población de menores de 18 años, aumentó de 2009 a 2010 del 23,7% al 26,2%.

• El porcentaje de niños en hogares con un nivel de “pobreza alta” fue del 13,7% en 2010. Es la tasa más alta de todos los países de la Europa de los 27, sólo quedan por debajo Rumanía y Bulgaria.

• En 2009, España era el 5 país, de 35 analizados, que menor capacidad tenía para reducir la pobreza infantil. Desde entonces, la debilidad de la protección del sistema público hacia la infancia ha crecido por las reducciones en ayudas y servicios públicos.

• El porcentaje de niños y niñas que están en “riesgo de pobreza o exclusión social”, también ha aumentado en un solo año, de 2009 a 2010, de un 26,2% a un 29,8%.

• El número de hogares con niños que tienen a todos sus miembros adultos sin trabajo ha pasado de 324.000 en 2007 a 714.000 en 2010, lo que supone un crecimiento del 120% en hogares con niños.

• Un niño en España nace actualmente con una “deuda pública” de unos 15.570 euros.

Esta crisis económica a la que ya nadie pone fecha de salida o de fin, tiene rostro, cada día los rostros nos son más familiares, son el de nuestros hermanos, nuestros padres, amigos o conocidos y sus familias, sus hijos… Pero lo que trata de poner de manifiesto este informe, algo sobre lo que deberíamos reflexionar, es el rostro real de la crisis. La población que está soportando los efectos más crueles de esta situación, depresiones, angustia, hambre, desesperanza y miedo entre otros, son los sectores más débiles y con menos recursos de la sociedad. Las medidas que se están tomando para salir de una situación que justamente no han creado los que más sufren sus consecuencias, van en detrimento de los más débiles, y esto no es asumible. Sin rubor nos cuentan que hasta final de año se va a incrementar el número de desempleados en medio millón de personas, o que no se va a generar empleo en la administración publica hasta 2015, que la economía no crecerá… Claro que esto nos lo cuentan hoy, pero hemos comprobado con desesperanza últimamente como la realidad siempre es más negativa que las peores previsiones.

Contrasta la frialdad con que se toman las decisiones y se transmiten a la ciudadanía, “vamos a cerrar un hospital, pero mejorará la atención sanitaria de los pacientes”, “aumentaremos la ratio de alumnos en los centros de educación, pero no repercutirá en la calidad docente”. ¿De verdad piensan que se puede sumir a la población en una espiral de pobreza, plantearles que las cosas van a ir peor y esperar que entiendan que es por su bien? Todo esto contrasta con el esfuerzo y el trato que reciben los bancos y sus gestores. No hace muchos días hemos sabido que un importante banco debe ser rescatado por el estado, parece que con una cantidad de dinero que supera los recortes que se están realizando en educación y sanidad (por un lado el futuro de nuestro país y por otro la salud de nuestros ciudadanos) mientras vemos como se indemniza a su máximo gestor con una cantidad de dinero indecente. ¿De verdad se espera de los ciudadanos que no estén indignados, creemos que por coaccionarlos con las fuerzas de orden público los vamos a silenciar? Asistimos a una realidad convulsa y complicada y no podemos esperar salir de ella sin generosidad y conciencia colectiva, generosidad con los que menos tienen y conciencia colectiva de implicación en los problemas y búsqueda de las soluciones.

Como afirma el informe de UNICEF no es posible que las necesidades de los más débiles, los niños, no esté presente en la agenda política en el discurso de nuestros representantes públicos. No deben olvidar que les hemos cedido con nuestro voto la toma de decisiones para encontrar el camino hacia un futuro sostenible y justo para la mayoría, no para generar peores condiciones de vida a corto y medio plazo.

Para finalizar reflejamos las recomendaciones o propuestas que realiza UNICEF España en su informe sobre los niños y niñas.

PROPUESTAS DE UNICEF ESPAÑA

– Proteger las inversiones destinadas a la infancia.

– Poner a los niños y sus familias en el núcleo de las decisiones políticas.

– Mejorar la coordinación, la eficacia y la coherencia en la gestión de la salud, la educación, la protección de la infancia y la lucha contra la pobreza.

– Elaborar un Plan Nacional contra la Pobreza Infantil, tal y como recomendó en 2010 el Comité de los Derechos del Niño y fue recogido en los programas electorales de los principales partidos en las pasadas elecciones.

Rafael Ramírez.
rramirezgu@gmail.com

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s