¿Y si en vez de votar, los botamos…?


El efecto fútbol está muy bien. La gente vibra y salta y sonríe por la calle como si realmente cada uno de nosotros hubiéramos ganado algo, me refiero a algo concreto, práctico. Pero está bien compartir ilusión y emoción. Lo malo es que no podemos organizar una Copa de Europa cada quince días. Cuando se pase el efecto del fútbol volverá a ocupar la primera página la cruda realidad.

Lo increíble es que la gran mayoría de españolitos, la gran mayoría, está siendo dirigida y “manipulada” por una minoría de políticos mediocres, torpes, insolidarios, carentes de imaginación y cuyo mayor mérito es aplicar “valientemente” medidas de “reformas estructurales” que, desde fuera, nos imponen porque nadie confía en el talento de unos o de otros. Los partidos (políticos) son como cuando en el fútbol juegan los amigos de Zidane contra los amigos de Ronaldo (el menos cristiano).

Es decir, juego de aficionados con resultados intrascendentes que no importan a nadie y que no juegan en ningún campeonato oficial. Sólo es un “divertimento”. Ésa es la democracia partitocrática de este país. Los amigos de uno contra los amigos de otro. El estadio de juego es el Congreso de los Diputados; los árbitros en Bruselas; la presidente de la Federación de Inútiles Favorecidos Asociados (F.I.F.A.), Angela Merkel; el jugador número 12, la Banca. Y el público que paga la entrada, soporta el partido, clama por el triunfo de unos u otros, agita banderas, se excita, acude en masa a los entrenamientos y se emociona hasta el paroxismo cuando gana su equipo de amigos de…, es el elemento “contribuyente” para que esta parodia de juego siga y siga y siga…

Cuando nos caigamos del Guindo y volvamos a repasar lo que los amigos de… nos están haciendo –sin que ellos, los amigos- se percaten que la reforma estructural debería empezar por las estructuras que ellos mismos han creado -17 Parlamentos, 17 Gobiernos-, absolutamente insostenibles en un país de casi 6 millones de ciudadanos en paro, donde el ratio de políticos por habitante es abrumadoramente exagerado en referencia a Europa, cuando de verdad nos entre por la mente y la razón la indecente e indecorosa paga que perciben de todos nosotros, vía impuestos directos e indirectos, tasas, retenciones, comisiones y demás fórmulas recaudatorias.., cuando eso pase, igual hasta nos indignamos en serio.

El 15M dice que no nos representan –los políticos-, pero les votamos y les damos carta blanca en forma de mayoría poderosa con un puñado de votos que, si se emplearan las matemáticas de verdad, el Gobierno lo debería formar el Partido Abstencionista –si lo hubiere-. En cualquier empresa seria, todo ese arsenal de políticos, viendo coste-beneficio, estaría despedido. O, como en la vida real –la nuestra, no la suya-, verían su sueldo y privilegios rebajados a la misma referencia del salario medio de cualquier españolito.

El mismo que va a necesitar 37 años para aspirar a su pensión, el que va a soportar el rescate multimillonario, el que va a pagar más por todo, y no precisamente para mejorar su vida sino para subsistir, el mismo sorprendido por la incapacidad de sus representantes políticos para hacerle la vida más fácil y “pasmado” por la capacidad de esos mismos representantes para sacarle el dinero con el que mantener el inmerecido nivel de vida de esos mismos amigos de… que le aseguraron tener un plan perfecto para sacar a España de la crisis provocada por otros amigos de…

Un día nos vamos a cabrear…

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s