Ante el fin de lo que fue SI se puede


Hay que volver a empezar, el ciclo ha finalizado. Ya no vale lo que ha sido hasta ahora. Este punto final no puede ser el final de nuestras esperanzas, ilusiones y proyectos. Es un punto y aparte. Es posible, si no nos damos por vencidos, si planteamos alternativas, si somos conscientes de que estamos ante el fin de la era anterios, ha concluido y otra realidad la tendremos que reinventar conjuntamente, con participación ciudadana, con solidaridad cívica, con las entidades sociales, con las instituciones, por supuesto con los medios de comunicación. Siempre y cuando no nos dejamos invadir por los malos augurios, por el miedo, por la desesperanza, por la desconfianza o por el temor ante la imposibilidad de salir adelante, a ello podemos contribuir si lo intentamos, ¡es posible!. Esta fábula de José Manuel Párraga da pistas de que vale la pena intentarlo, compremos pan del horno calentito

Erase una vez un comerciante, como otros muchos comerciantes, que habitaba junto a un camino por el que discurrían montones y montones de personas. Se dedicaba a fabricar de manera artesanal un pan exquisito, magdalenas caseras y otros tipos de bollería. Estaba tan ocupado con su trabajo que no tenía tiempo ni de escuchar la radio, ni de leer los periódicos, ni siquiera de ver la televisión.

Le gustaba lo que hacía y era feliz así.

Compró un trozo de terreno con los ahorrillos que tenía y colocó una valla publicitaria anunciando su rico pan “Compren pan de horno calentito… no has probado nada igual”. Y la gente no dudaba en comprar ese pan.

Aumentó su producción de pan y de resto de bollos por lo que tuvo que ampliar su panadería para poder satisfacer las necesidades de sus clientes. Trabajaba tanto que un día le dijo a su hijo que estudiaba en la universidad ciencias económicas, que si podía echarle una mano al menos en fines de semana y vacaciones.

Pero ocurrió algo sorprendente, su hijo le dijo:

“Papá… ¿pero es que no escuchas la radio, ni ves la tele, ni lees los periódicos? Estamos en la crisis económica más grande de todos los tiempos. La situación es catastrófica… peor no podemos estar.”

El padre pensó: “Mi hijo es universitario, está al tanto de todas las noticias, por lo que sabe lo que está diciendo y debe tener razón”.

A partir de ese momento decidió comprar menos harina para fabricar menos pan y quitó la valla publicitaria para así reducir gastos… Y las ventas fueron disminuyendo cada día más. Ante lo cual tuvo que hipotecar el terreno que había comprado para asumir los gastos e intentar que su negocio no se perdiera… y las ventas siguieron disminuyendo. Ya era un poco menos feliz… y ya no gritaba a los cuatro vientos como hacía antaño “… compren pan de horno calentito”.

Después de no mucho tiempo el negocio estaba realmente afectado

“Tenías toda la razón, Hijo mío… Efectivamente estamos sufriendo una tremenda crisis”

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Una respuesta a “Ante el fin de lo que fue SI se puede

  1. Anónimo

    Un grandísimo ejemplo. Y es que es verdad, como no cambiemos nuestra actitud, nos seguirá pasando lo mismo que la fábula. Asi que a espabilar toca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s