Reiventar España o marcharse


Hay tantas cosas de las que escribir y reflexionar que no sé muy bien cómo voy a hacerlo. Por un lado, la manifestación del 25S que demostró, una vez más, la fractura del contrato social entre ciudadanos y sus representantes. En ese mismo “evento” las justificaciones de los “jefes”, Ministro de Interior y Delegada del Gobierno, en el sentido de “proteger” la institución más elevada de representación de la Soberanía Popular, como si los que se manifestaban fueran extraterrestres.

Por otro lado, el señor Rajoy, que para una vez que habla en la Asamblea General de Naciones Unidas, dice dos tonterías tan grandes como Manhattan: habla del compromiso de España con la Cooperación Internacional y.., a pesar de la crisis y recortes, “saca pecho” reafirmando un compromiso parecido al que yo hago con mis hijas: el verano que viene nos vamos a Hawai a practicar el kite-surf.

Pero es que, además, de todos los innumerables problemas que tiene la patria –que otra cosa no tendremos, pero en problemas somos millonarios- decide hacer hincapié en la situación de Gibraltar. Lo mismo que el abuelo Paco aquel que, en cuanto había atisbos de malestar social citaba a los españolitos en la Plaza de Oriente al grito coral de ¡Gibraltar español..!

Mientras tanto, esta España empieza a parecer un terrón de azúcar que se introduce de pie en una taza de café hirviendo y donde nada es lo que parece. Ni esto es una democracia ni el PP ha respetado su programa electoral. Su legitimidad como gobernantes está en entredicho por mentir. No todo debe ser número de votos. Hay vergüenzas y ética.

Lo normal es que la gente se eche a la calle para reclamar lo que no se puede hacer en ninguna otra parte aunque los “teóricos” de la política digan que el Congreso de los Diputados está para eso. Llevamos unos cuantos años de esta democracia a la española que no admite más que dos opciones: o éstos que mandan o los otros, que tampoco (tan-poco) hicieron mucho cuando mandaban. ¿Cuál es la alternativa pues? Los mejores jóvenes preparados desde hace mucho tiempo han escogido marcharse de España a buscar mejores perspectivas fuera. Aquí no queda nada.

No he oído ninguna iniciativa ilusionante para mejorar el mercado de Trabajo, ningún político capaz de dirigir a todo este pueblo a un destino cierto, ninguna voz autorizada que insufle ánimos. No hay nada. Sólo los privilegios de la Casta Política cuya gran y amplia mayoría no ha trabajado un minuto en su vida y que se empeñan en mantener sus caros privilegios –que pagamos todos- aún y a pesar de 6.000.000 de parados que han generado entre la especulación de los bancos, las políticas nepotistas, su insolvencia profesional y la complicidad de los que hemos ido a votar cada 4 años. Creyendo, pobres ilusos de nosotros, que ejercíamos un derecho democrático por el bien de nuestra España y no un voto en blanco para que nos hicieran lo que quisieran, eso sí, desde el cómodo sillón del representante legitimado con nuestros votos.

Alguien nos ha engañado y ese alguien debería pagar por lo que nos está haciendo.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo ONGs

3 Respuestas a “Reiventar España o marcharse

  1. no solo me gusta, sino que suscribo todo lo que dices, porque esa es la realidad y no pillo el petate y me marcho de españa, porque mis huesos y mi silla de ruedas no dan pa mas…pero ya me gustaria hacerlo.

  2. Archivaldo

    Pues segun la Menestra de Sin-Trabajo, que por cierto no ha trabajado en su vida, la solución la tiene la Virgen del Rocio. El responsable de la Armada dice que la ayuda vendrá de la Virgen del Carmen.
    En cuanto a Gibraltar tenemos que aguantar que el de Exteriores diga que está en contra de las gasolineras flotantes en la bahia y la familia de Arias-Cañete está metida en ese negocio.
    Ya no vale decirlo hay que subir un peldaño porque no nos leen y si lo hicieran les daría la risa floja y seguirían a lo suyo. Patria, patrón, patricio.. cuando oigo la palabra patria pienso en el pueblo y me pongo a llorar ( cantaba Carlos Cano )..

    • pues si archivaldo esto es una pena y cada dia crece en lamentos. Yo me creia pacifista, hasta que entendi que ser pacifico no es NO HACER NADA, sino hacer lo necesario manteniendo la mente en calma, asi que ahora abogo por el cacerolazo, porque veo que com dices bien, nuestra la voz a ellos le suena como canto de cigarra…el problema es que el personal entre el miedo, la desidia y la confusión no se mueve, y ni siquiera NI CANTA. Habra que seguir despertando al personal, o desistir en el intento, porque lo de fuera, tampoco te creas, y ademas es otro idioma…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s