Desahucios entre el miedo y la esperanza


Gracias a la Participación Ciudadana a los movimientos sociales y a los profesionales del trabajo social.

En estos días en los que los medios de comunicación, las redes sociales, en la calle y en cualquier otro lugar los desahucios son motivo de información, opinión, conversación; no, no voy a referirme a este tema en su cruel realidad; en su contrasentido absurdo porque deja sin hogar a personas mientras abundan las casas vacías o mientras los bancos -empresas a las que se le ha inyectado capital público, proveniente de los impuestos o sea de la contribución común- abocan al abismo y se convierten en ¿inmobiliarias? amparados en la ley.

Quiero reconocer y agradecer el valor de la Participación Ciudadana, de la movilidad social, de la solidaridad, del grito en la calle -oh terrible contradicción en una ¿sociedad democrática? No es que la calle tenga más valor que las instituciones, es que la ciudadanía parece tener que poner el sentido común y el sentido de la justicia social por encima de los intereses económicos, como si fuéramos enemigos, como si no navegaramos en la misma dirección; o como si el sentido común y de la solidaridad se diluyera entre las decisiones institucionales.

Debieran existir los cauces necesarios –acaso existan- para que no sea la calle quien de la razón o luche por la justicia. En verdad algo pasa, algo nos pasa para que las cosas sean así. Para que los votos que depositamos en las urnas cada cuatro años no sean suficientes como juego democrático.

El tema de los desahucios pone en evidencia muchas cosas, entre otras, que acaso estemos donde estamos y como estamos porque la ciudadanía nos hemos extralimitado a depositar nuestro voto sin hacer uso de los mecanismos de participación ciudadana que nos permiten corresponsabilizarnos junto los políticos y los técnicos por y para servir a la sociedad. Es, sin duda, un error del pasado inmediato. Ahora bien, aquí y ahora, en estos momentos, parece que de manera pública y generalizada se reconocen los mensajes, las críticas, los esfuerzos, las razones, la lucha de las plataformas, organizaciones y movimientos sociales que están entregando sus denodados esfuerzos por esta causa común, los desahucios hasta “obligar” al gobierno a replantear la ley de forma inmediata, mañana mismo para evitar el naufragio colectivo. No olvidemos, cualquier desahucio, es un desahucio social, de todos y todas.

Por otra parte, los profesionales del trabajo social, si, esos profesionales desbordados por la situación, por la realidad social. Y a esos profesionales del trabajo social que han sido despedidos por mor de los recortes. Precisamente ahora, ahora se recorta y se reajustan los Servicios Sociales –gracias a la política de austeridad– lo que pone en evidencia la ¿justicia social? al no poder dar una respuesta de derecho a personas en situación de desamparo, de exclusión social, de pobreza. 

Además de la ley que mañana lunes tratará de detener los desahucios. Esta cruda realidad ha demostrado demasiadas cosas, espero que el tiempo haga justicia, el tiempo y la razón, la acción POLITICA, la participación ciudadana, los profesionales del trabajo social, conjuntamente y contra nadie podremos transformar esta situación de guerra económica en lo que seamos capaces teniendo como banderas el sentido común y la esperanza.

<

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Una respuesta a “Desahucios entre el miedo y la esperanza

  1. Seguimos recogiendo firmas en apoyo a la Iniciativa Legislativa Popular que resuelva definitivamente este problema: http://www.quenotehipotequenlavida.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s