Lo sindicatos tienen que cambiar


Como los partidos políticos, como tú y yo, como las organizaciones, como las empresas tenemos que cambiar para salir de este estado de desesperanza que invade el clima social, el colectivo y el particular.

Los sindicatos, al igual que todos y cada uno de nosotros tenemos que adaptarnos a los tiempos y el escenario actual. Mientras disfrutábamos del boom económico poco recelo había hacia los sindicatos. Está claro que las circunstancias de hoy poco tienen que ver con las precedentes y nos impiden hacer previsiones porque son muy cambiantes; al tiempo que nos obligan a revisar, reinventar y replantear.De ese balance imprescindible, bien puede resultar aquello que tenga mayor viabilidad para hacer planteamientos alternativos que den respuesta a otras realidades, que garanticen el bienestar personal y el colectivo para el que tiene mucho que ver las condiciones laborales y el empleo de las personas desempleadas; en lo que tienen mucho que hacer y decir los sindicatos.

En este círculo vicioso de culpar al otro por los errores cometidos, por más que se les apunte y se vuelva la mirada de desconsideración hacia ellos, los sindicatos no son los culpables de esta realidad, pueden ser corresponsables, podrían haberlo hecho mejor, podrían haber cometido menos errores, podrían haber sido mas leales a su razón de ser, más coherentes, podrían haber gestionado mejor sus recursos económicos y humanos, podrían gestionar mejor etc etc etc. Ni más ni menos que como tú, como yo; como políticos ¡como cualquiera!.

Los errores cometidos son fruto de múltiples esfuerzos y del trabajo de muchas personas –trabajadores y trabajadoras- que han combatido desde los sindicatos, con aciertos y desaciertos, al igual que las estructuras sindicales y también los afiliados. Los sindicatos son personas que trabajan cada cual con su grado de compromiso, responsabilidad y profesionalidad. Generalizar es siempre un error, en este caso incluso una injusticia, pues hay sindicalistas buenos y sindicalistas malos ¿como los bancos?

Hubo y hay sindicalistas a quienes debemos una parte fundamental de nuestros derechos laborales ¿es también esto herencia recibida? ¿herencia buena o herencia mala? ¡Herencia buena me atrevo a responder!.

El descontento hacia los sindicatos no puede llevarnos a declararles culpables si queremos mirar hacia un horizonte con esperanza, con empleo y con las mejores condiciones laborales. Acaso sea mejor dedicarnos a construir, a implicarnos –incluso afiliarnos- y plantear políticas alternativas, en todo lo cual el sindicalismo se hace imprescindible. Los sindicatos tienen que cambiar pero tenemos que adquirir el compromiso de cambiarlos, de implicarnos en el cambio como si de una negociación colectiva se tratara. Sólo así será posible y no desde la descalificación, la desconfianza, el descrédito.

Desde aquí el reconocimiento y agradecimiento a sindicalistas que hoy en el día después de la huelga general tras muchos esfuerzos están recibiendo grandes dosis de descrédito aún siendo quienes tratan de promover y garantizar los intereses sociales, económicos y profesionales de la actividad laboral.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Una respuesta a “Lo sindicatos tienen que cambiar

  1. Anónimo

    Totalmente de acuerdo. Es más fácil criticar que implicarse, ¿no?
    Aunque tampoco debemos olvidar que la crítica, la constructiva, ayuda al cambio, a ver los errores, que los hay, como en todas partes y como tú bien dices y sobre todo a mejorar.
    Qué bueno sería poder mejorar entre todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s