Ayer (yo también) tuve un sueño…


Y soñé en el año que acaba y en este nuevo que empieza. Soñé que la gente que tiene la responsabilidad de dirigirnos habían conseguido un extraño éxito: supo poner a todos los sectores de acuerdo en algo, el rechazo al Gobierno y sus políticas con algo más de 42.000 manifestaciones en 2012: sanidad, educación, APAS, alumnos, universidades, investigadores, amas de casa, jueces y abogados, policía, pensionistas, funcionarios, mineros, pescadores, transportistas, RENFE .., todos contra las políticas del gobierno,  excepto uno o dos: algunos banqueros y algunos políticos, como la de ¡que se jodan!.

Lo de los banqueros es para hacérselo mirar: por un lado, TODOS los españoles les aportamos lo que han “perdido” (?) mientras, por otro lado, desahucian al que no puede pagar. Y digo lo de todos en mayúscula porque ninguna persona medianamente inteligente piensa que el dinero del Estado es realmente dinero del Estado, y es que el Estado no fabrica dinero para prestar, sólo se ocupa de recaudar y administrar, luego el dinero lo ponemos TODOS.

Será por eso que el año que acaba en 13 trae una subida generalizada de todo para TODOS:  impuestos, luz, transporte, peajes, además del “Rescate Bancario” y un etc.. Ese es el dinero de TODOS que habrá que añadir a todo lo que subió en 2012. Nuestra clase política es tan carente de recursos e imaginación que se han creído lo de las políticas neo-liberales y lo de la austeridad, para mejor gloria de Alemania, y de esta manera cae la recaudación. Si ésta cae, se suben impuestos y se recortan políticas sociales y crece el paro, convirtiéndose esta política en una auténtica pescadilla de la que no se ve un final. Pero como no se  vislumbran alternativas políticas distintas, mi sueño se centró en las sociales.

Soñé que las personas dejaron de creer en la política como herramienta de gestión y de avance social. Soñé que se declararon insumisos fiscales y decidieron no pagar un impuesto más si no se les explicaba claramente adónde iba el dinero que se recaudaba; soñé que exigieron explicaciones a sus gobernantes por la deuda generada, la corrupción y la bancarrota de las entidades financieras que antaño fueron ejemplares; soñé que hasta que no se depuraran tales responsabilidades, como en Islandia, no se iban a pagar más impuestos.

Soñé que se cerraban cuentas corrientes y de ahorro en los bancos; soñé que en cada barrio, en cada pueblo y en cada ciudad, renació el movimiento vecinal, como el que hubo en la década de los 70, y se organizaba la vida de los vecinos, se buscaban pisos vacíos y se alojaban a los que habían perdido la casa; soñé que habían comités de apoyo a la gente desfavorecida y se les abastecía de comida y medicinas para los enfermos. La gente colaboraba encontrando trabajo para los que lo habían perdido o creando nuevos oficios; soñé que todos colaboraban con todos, en la medida de sus propias posibilidades porque al fin habíamos entendido lo de que todos vamos en el mismo barco y en la misma dirección y que esta historia que se llama vida consiste en vivirla y no en sufrirla gratis.

También soñé que los Mayas se referían al fin del Mundo tal y como lo conocíamos para dar paso a ese otro mundo más humano, equitativo, solidario y justo. Soñé que la Justicia recuperaba todas las indemnizaciones escandalosas de los irresponsables de las entidades financieras que después de haber contribuido a la ruina de sus respectivas cajas y bancos, se retiraban a sus casas con los bolsillos ahítos de un dinero que es de TODOS.

Me desperté cuando en una reunión de vecinos para considerar la reconversión de parte de los parques públicos en huertos urbanos, entraron 5 personas y se presentaron como el “Comité Asociativo de Barrios Residenciales de Organización Nacional de España Solidaria”, reclamando, en nombre de un nuevo Gobierno “que tenía la solución al problema de la crisis política, financiera y social”,  a depositar el dinero de TODOS en el nuevo Banco Pastón, donde quedaría asegurado, gracias a los buenos oficios de los nuevos mandatarios.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Una respuesta a “Ayer (yo también) tuve un sueño…

  1. Veo este tema con retraso y me levanta la moral ver que hay otros que tambien sueñan como yo, o lo que es lo mismo yo sueño como tu, y eso me hace pensar que quiza haya muchos, muchisimos mas, y cada vez mas, que hastiados de lo que se lee ,se ve, se escucha, se palpa y se mastica, aunque no se digiera, cada dia en esta tierra de nadie botin de todos.
    Sobrevivo a base de confiar en que un día nuestras voces seran mas potentes que los mutismos totalitarios y seremos capaces de comenzar de nuevo un mundo mas coherente e igualitario con la lección aprendida de que la politica NO es la solución porque en ella misma esta la raiz del poder, y eso destruye salga el sol por donde salga….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s