Esta mentira no es verdad


Yo pensaba que vivía en un país serio. Bueno, serio pero gracioso. Me refiero a que, en mi cabeza, la idea de España estaba bien asentada: habíamos atravesado la historia sobre una transición modélica; aprobamos mayoritariamente una Constitución como regla del juego que nos dimos todos; teníamos partidos políticos que se alternaban con más o menos regularidad; líderes que gestionaban los partidos con la mirada vuelta al servicio del ciudadano; una economía de mercado que nos permitía altas cotas de bienestar; servicios sociales, sanidad, educación, trabajo y futuro brillante.

Han bastado 5 años de crisis profunda para darnos cuenta que estamos gestionados por una especie de representantes –a los que indudablemente hemos elegido todos- que nadan en un mar de confusión, y muchos de corrupción, sobre un fino alambre, casi invisible, que marca el límite entre ley y delincuencia. Eso sí, el “otro” siempre lo es más, golfo y delincuente. No distingo entre ideas o colores. Todo es lo mismo. Menos los militantes de base de los partidos que, a estas alturas, se dan cuenta que la base está a años luz de esas alturas jerárquicas sumidas todas ellas en reinventar la palabra democracia.

Los que nos iban a sacar de esta situación porque su especialidad era “crear puestos de trabajo”, resulta que marcan un récord histórico jamás antes alcanzado en España de 6.200.000 parados. Además tienen los c….. de salir diciendo que esta cifra es buenísima porque marca una “clara inversión de la tendencia a la baja y de la frenada en la destrucción de empleo”. La lideresa se suelta diciendo que “España está el doble de mejor que en la última crisis”; la de Trabajo, una señora que no ha trabajado en su vida, dice que los jóvenes preparadísimos que se han ido de España a trabajar fuera son, en realidad, un ejemplo de “movilidad exterior”; Mato, es ministra de Sanidad, Mato…, Pujalte nos habla con total honestidad y transparencia de que todo esto es culpa de Zapatero, por lo que se está ganando que, a partir de ahora le añadamos a su apellido otro, por ejemplo Einstein. Un tal Bárcenas se forra hasta la obscenidad y sólo fue tesorero cuando debería ser presidente, ministro de economía, jefe del Banco Central o algo gordo donde poner a brillar su millonario talento.

Y el presidente del Gobierno incapaz de cumplir una sola de sus promesas electorales, que algo habrán ayudado a auparle a este puesto, debe tener un ataque de vergonzosa honestidad que sólo comparece “plasmado”, no habla, no explica, no nos cuenta más que palabras e intenciones vacías de contenido como si hubiera acudido a una lectura de Tarot y con la misma fiabilidad. Pasará a la historia como el torpe responsable de convertir España en un desastre de proporciones históricas con el nombre de Rajoy, “El Virtual”. Quizás hasta dudemos si alguna vez existió.

Nadie con la valentía suficiente, una vez admitida la situación en la que estamos, capaz de dimitir, pedir perdón y convocar elecciones. Y por ese orden, por favor. Lo curioso y admirable de nuestros conciudadanos es que no estemos permanentemente en la calle hasta que alguien nos dé explicaciones y un horizonte, cercano o lejano, de hacia dónde c… vamos.

Lo irrisorio es que a los que las piden les traten de kale borroca, nazis, terroristas y violentos, azuzándoles a la policía nacional –que pagamos todos menos los políticos- para “defender” sus derechos constitucionales a los que van unidos sus privilegios irrenunciables, en vez de defendernos de tanto inútil subvencionado. ¿Cómo pueden cobrar 1800€ al mes por ser de fuera de Madrid cuando en Madrid tienen casa. Y más de uno, más de una?. ¿Cómo no nos vamos a poner de muy mala le…? ¿Cómo es posible que los Bancos nos hablen de sus beneficios con 6 millones de parados sin que se les caiga la cara de vergüenza, jo…? Perdón por los tacos pero es que a este país ya no le queda nada serio más que la penuria de tantas familias y la incompetencia de la “Casta”. Eso sí que es serio. Pero es la única realidad porque todo lo demás empezando por la Prima, los recortes, las reformas, el problema estructural, la Troika y la luz de muy al final del túnel, etc., es mentira. Todo es mentira.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo ONGs

2 Respuestas a “Esta mentira no es verdad

  1. No puedo decir nada, porque lo has dicho todo tu solito, pero si puedo hacer algo y es poner este enlace en todos sitios, ¡ hasta en la cabecera de mi cama !, que aunque en este pais ya ni leemos, alguno habrá que se salve de la generalidad y lean esto… y quizá consigamos algo. De cualquier modo,l como yo si te leo, pues yo si aprendo y otros muchos también. Gracias de corazón.

  2. Archivaldo

    Si estaran mal las cosas en este país que llama uno a un fontanero y viene el mismo día. ¡ Y no se vá hasta que queda todo perfecto !. Es que antes se iban corriendo, mirando por encima del hombro, sin decir adios.
    Si llamas a una chica para que te limpie un par de horas la casa…¡ te llama señor !. Que asco, es repugnante que me llamen señor las que, hace dos años, eran Señoras de la Limpieza… Empleadas de Hogar.
    Al llegar a ” caja del leroy ” se empeña la cajera en que me lleve una escobilla de water porque no me he dado cuenta que está a precio especial. No le hago ni caso. Llego a ” caja del mercadona ” y me ofrece la cajera un suavizante que sino me lo llevo soy poco menos que idiota. Y como iba recien llegado de la cajera del leroy le dige: ” cuando llego a caja lo que quiero es que me atiendan rápido no que me vendan nada “. Paqué las prisas…me dijo que ella defendía su puesto de trabajo; que lo que no queria era que la echaran ; que, hoy día, tener un trabajo era un privilegio.
    Quizá lo malo no es que esto esté fatal o que vayamos a peor sino que terminemos recogiendo, en un edificio de ocho plantas, a cuatromil personas que empaqueten calcetines para exportar a centroeuropa, mientras llaman ” señor ” al ” encargaillo “.
    Aunque peor todavía es que el fontanero se ha vuelto facha porque hay inmigrantes que le hacen la competencia.
    Y el gobierno, desde lo alto, como Harry Lime en el Tercer hombre, mirando hacia abajo y diciendo : mira los ciudadanos, son como hormiguitas, los aplastas y ni cargo de conciecia te queda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s