¿Tiene sentido la Cooperación Española?


Por un lado, en el contexto de la actual crisis, no debemos perder el sentido de esta palabrita: crisis. Las crisis evidencian que un determinado modelo no da más de sí y muere para que nazca otro. Quiero decir que la Cooperación al Desarrollo en este país nuestro sólo ha llegado al 0,4% del PIB, cuando la meta era el 0,7%. Y este ejercicio ha caído al 0,12% y, además, una parte importante se ha ido a la Cooperación bilateral, o sea, a las grandes Agencias de NU: Programa Alimentario Mundial (PAM) UNHCR, UNICEF, OMS con lo que el Gobierno hace el “gesto” de seguir cooperando.

Por otro lado, España lleva haciendo Cooperación al Desarrollo desde 1989. No estoy seguro de que si hiciéramos una evaluación objetiva de tantos años podríamos presentar resultados cuantificables y visibles de tanto dinero invertido en países “prioritarios”. A la crisis general, se resuma la crisis particular de la CD (cooperación al desarrollo).

¿Es que no ha servido para nada tanta evolución en el seno de los Gobiernos democráticos de España? Esta reflexión tiene que ver con lo que ha significado la Cooperación en España. Las más de las veces se ha “utilizado” como carta política de presión o de pagar favores. Pero pocas veces en el sentido estricto de favorecer el Desarrollo real. En Francia hay un Ministerio de la Cooperación. Aquí es uno de los apellidos del de Asuntos Exteriores y también de Economía, que nunca está clara la diferencia.

Las ONG cubren ese “vacio” vocacional de la AECID pero su aportación, depende de las bases que interesan a la AECID, o sea, a las políticas dirigidas. Las organizaciones más pequeñas hacen un gran papel porque sus fuentes de financiación las buscan en la cooperación descentralizadas pero, en realidad, es como acercarse a un accidentado con poli-traumatismo con un frasco de Betadine y una cajita de tiritas, ¡qué duda cabe que ayudan! Aunque no es suficiente.

Las nuevas tendencias de la Cooperación las están buscando en otras temáticas que no son exclusivamente monetaristas. La Cooperación técnica, la formación, la enseñanza y la capacitación de la mujer (eso que se llama empoderamiento de género) son armas de desarrollo que necesitan ser puestas en práctica porque es lo que resulta provechoso.

Pero también están los países receptores y sus gobiernos. ¿Por qué se ayuda a Guinea Ecuatorial cuando están nadando en petróleo y se sabe que los Obiang se lo llevan todo y fuera de Guinea? Lo mismo de otros países donde no es tan descarado esa apropiación indebida pero en los que la corrupción se lleva un importante bocado de la ayuda que llega.

Falta de convicción en la Ayuda al Desarrollo por parte del Gobierno, falta de credibilidad y respuesta por parte de muchos gobiernos “ayudados”, instrumentalización política de la Cooperación, por parte de España y de algunos países “prioritarios” y todo ello envuelto por el aroma de una crisis de la que no hay culpables ni se sabe quién la ha provocado.

Todas las crisis anuncian la muerte de lo establecido, lo caduco, lo que no funciona y, a la vez, el nacimiento de algo nuevo, diferente y prometedor. La Cooperación debe hacer esa travesía y crear nuevos conceptos, no exclusivamente con dinero, que sirvan de verdad al propósito de hacer avanzar a los países menos desarrollados. Quiero pensar que estamos en ello.

Asi que, resumiendo, ¿sigue siendo necesaria la ayuda al desarrollo? Sí.., pero de otra manera

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s