La insoportable realidad de ser súbdito español


Las 20 personas más ricas en España poseen una fortuna similar a los ingresos del 20 por ciento de la población más pobre, según un reciente informe de la ONG Intermón Oxfam. En él se denuncia que las élites económicas “están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico”. Las multinacionales que operan en España (Apple, Google, Vodafone, Starbucks y otros grandes corporaciones multinacionales han sido señalados por organizaciones no gubernamentales, primero, y gobiernos de todo el mundo después como ejemplo de malas prácticas en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Pero como un simple mortal español deba dinero a la Hacienda Pública, a un Banco o una gran multinacional, deberá soportar un acoso y derribo, tengo o no tenga, con qué pagar. La legislación protege al poderoso y pasa del contribuyente en situación límite. Igual, igual que lo que ocurre con Fabra, el de las loterías, Matas, Urdangarín, Blesa y tantos otros, capaces de cargarse al juez que se ponga por delante.

Las más afamadas multinacionales, según estimaciones realizadas por ONG y otras organizaciones de la sociedad civil, y asumidas extraoficialmente por organismos internacionales como la OCDE, el tipo impositivo medio que pagan esta clase de grandes corporaciones oscila entre el 1% y el 1,5%, una miseria. Y todo es “legal”. ¿Quién ha desarrollado esta legislación?

Pue sí. La casta política, en la que alguno se salva, toma posesión de los ciudadanos, su hacienda y sus vidas en lo que podríamos definir como un “secuestro” disfrazado de “deber ciudadano”. Y nosotros, los españolitos de a pie, pasmados cual Tancredos, desarrollamos nuestro día a día bajo el Síndrome de Estocolmo.

Estos últimos años de crisis, desde el 2008, los Gobiernos nos han recortado todo lo recortable y más. Nos han llevado con nuestra conformidad, de ciudadanos de plenos derechos a súbditos, de mileuristas  a parados, de la ayuda social a la ayuda de Cáritas, de clase media a empobrecernos. Y, claro, no pasaría nada si la “Casta” hubiera hecho el mismo recorrido pero la “Casta” no ha recortado ninguno de sus privilegios y siguen nombrando asesores técnicos a jovencitos sin experiencia hijos de.., sobrinos de.., cuñados de…, familiares de… con unos sueldos muy por encima del mercado actual que hacen sonrojar a otros profesionales, con una larga trayectoria y experiencia, que apenas pasan del salario medio.

Salen, nuestros políticos, al mundo exterior sacando pecho de la “extraordinaria” reconversión que ha logrado en sectores como el Trabajo, Sanidad y Educación. En España pagamos impuestos europeos a cambio de cada vez menos servicios. Nos quitan dinero en el uso de algo tan básico como la electricidad, el transporte, la gasolina, el móvil, los medicamentos, la tasa de basuras, el IBI, las comisiones de los bancos, el suelo de las hipotecas, las Preferentes y un largo etc.

Y nosotros tragamos lo que nos piden como si fuera normal. Eso sí, si Cristiano Ronaldo no marca un gol en el último partido, nos entretenemos en buscar todas las claves posibles de tamaña desgracia, obviando la que está cayendo. No somos todos unos imbéciles descerebrados.., pero tenemos un puntito, sí.

Ha tenido que pasar el suceso de Gamonal en Burgos para que caigamos en la cuenta de que nuestros representantes gestionan para nosotros y no contra nosotros. Los ciudadanos de ese barrio –como Fuenteovejuna- han tenido que alzar la voz para recordar que por mucha mayoría absoluta que se tenga eso no significa estar en posesión de un cheque en blanco con permiso para cualquier bobada que se le ocurra a un alcalde.

El día en que nos demos cuenta que Gamonal somos todos igual nos da, ya no por manifestarnos que hace mucho ruido y deja pocas nueces, sino por coordinarnos y negarnos a pagar impuestos, ivas y tasas, cuotas de autónomos, comisiones bancarias, hipotecas y todo ese capital que permite a la “Casta” pasarse la crisis por sus respectivos “arcos de triunfo” y decirles que los sacrificios son para todos, que eso es lo solidario, lo coherente, lo necesario, lo que les pedimos y el ejemplo que nosotros, los tomados por imbéciles, necesitamos para creerlos, incluso para votarlos. Luego, a esperar una “amnistía fiscal”, como la de Montoro, en la que quepamos todos.

Por ahora, lo único que están consiguiendo no es que les votemos, sino que queramos “botarles”.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Una respuesta a “La insoportable realidad de ser súbdito español

  1. Bonacorsi

    ” Ahora critican que hay mucho paro y cuando se cree empleo criticaran que sea de 400 € ” ( Marhuenda dixit ). Saben lo que estan haciendo y las consecuencias. Hace dos años, 400 € te los sacabas repartiendo
    publicidad porque si tenias un trabajo, como mínimo ganabas el doble. Los
    milieuristas daban pena. Estos dias, los pensionistas han recibido una carta de la inefable Fatima Bañez que dá vergüenza ajena. Si dicen la verdad se tienen que ir, así que tapan una mentira con otra.

    milieuristas daban pena.
    No se puede mentir más. Estos días, los pensionistas han recibido una carta de la

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s