¿La Cooperación Española al Desarrollo es una Ayuda en Futuro Diferido?


Las Coordinadoras Autonómicas de ONGD, con ocasión del VII Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación al Desarrollo en Toledo los días 8 y 9 de mayo de 2014, denunciaron el desmantelamiento de las políticas sociales y especialmente el de la política pública de cooperación.

Por su parte, Rajoy, en una reunión europea en Viena, en la que se expusieron los graves problemas que suscita la inmigración “ilegal” (?) de los subsaharianos en Ceuta y Melilla, y en la isla de Lampedusa, actualmente, incluso en Grecia, conminaba a los gobiernos de Europa para, de una parte involucrarlos en el problema y, por otra, a la cooperación con los países emisores para zanjar el problema desde su mismo origen desarrollando proyectos de cooperación y desarrollo de los mercado laborales en esos países.

Pero,  la política de cooperación al desarrollo, central y  autonómica, está en grave peligro, asediada por los recortes de derechos y presupuestos, los cambios legislativos, los procesos de privatización de las políticas sociales, las políticas insolidarias, los compromisos incumplidos y la falta de voluntad política, según reza el avance del VII Encuentro de CC.AA. Y sigue diciendo el citado texto que “la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo autonómica del 71,5% desde el 2008 pone en grave peligro la continuidad del trabajo en materia de salud, derechos de las mujeres, educación o soberanía alimentaria en países empobrecidos”.

En el caso, por ejemplo, de Castilla-La Mancha, anfitriona de este encuentro, “la situación en Castilla-La Mancha es desoladora, el gobierno regional solo ha dejado las migajas del presupuesto. En 2014 ha quedado reducido a 254.000€ (0,003% del presupuesto total consolidado), cuando en 2009 era de 46.390.370€ (0,44% del presupuesto total consolidado). Ha desmantelado las políticas de cooperación para el desarrollo: ha suprimido el Fondo Regional de Cooperación, el programa de Jóvenes Cooperantes, las convocatorias de programas y proyectos de Cooperación y Educación para el Desarrollo y sensibilización, dejando las migajas del presupuesto para “ayudas de emergencia”.

Claro que, en esa Comunidad, la presidente es Dolores de Cospedal que, entre otras virtudes, es una experta en “Pagos Diferidos” y quizás ahora también lo sea en “Cooperación en Diferido Futuro”. Pero esto no es lo único que debería preocupar, que sin duda preocupa, en este comunicado final del Encuentro de ONGD Autonómicas hay una alarma ante una nueva situación que afecta y afectará a estas organizaciones no-gubernamentales. Dice así: “Esta situación se agrava todavía más por las deudas y requerimiento injustificados y abusivos de proyectos ya ejecutados que algunos gobiernos autonómicos y municipales mantienen con las ONGD”. Es decir, proyectos ejecutados, aprobados en presupuesto pero no desembolsados por las administraciones autonómicas. O lo que es lo mismo, soportados por las propias ONGD hasta que se los paguen.

Esto significa que, a pesar de los controles presupuestario y de evaluación que por ley deben pasar las ONGD ahora, cualquier atisbo de duda en la documentación tendrá una revisión a fondo y, si del resultado de esa revisión, puede derivarse un error que se “interprete” como grave, la ONGD tendrá que devolver el importe íntegro de la subvención que, en algunos casos ni siquiera ha cobrado.

Si unimos esta nueva doctrina revisionista con la también nueva ley de Cooperación, en la que se pretende exigir a la ONGD que adelante el 100% de la financiación de un Proyecto de Cooperación, detalle que la gran mayoría de las ONGD no van a poder cumplir, a qué c… vamos a Viena para pedir que Europa se implique más con los países subsaharianos y que la solución del problema inmigratorio pasa por la Cooperación Internacional, si nosotros, los principales afectados, reducimos a la mínima expresión las ayudas que exigimos a los demás. ¿No les parece un poco contradictorio?

¿Está la política gubernamental ante una “Solución Final” para las ONGD. Hace algunos años, cuando trabajaba para una ONGD, en realidad una Fundación suiza en la que ayudé en crear y desarrollarla en España, un ayuntamiento gallego nos concedió un premio de 1.000.000 de pesetas por un proyecto de Salud Infantil en África. El alcalde, cuando me iba a entregar el cheque en el Salón de Plenos, ante numeroso público e invitados, me hizo una pregunta: Enhorabuena pero ¿no le parece que hay demasiadas ONGD en España?

Le pedí permiso para contestar en clave gallega y le dije: ¿no le parece que hay demasiadas sucursales bancarias en España? Quizás esa sea la clave, reconvertir las ONGD en Bancos. Así no habría límites para las subvenciones, ni tanto control, ni habría que pagar por adelantado, ni dar explicaciones.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s