¿La Cooperación Española al Desarrollo es una Ayuda en Futuro Diferido?


Las Coordinadoras Autonómicas de ONGD, con ocasión del VII Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación al Desarrollo en Toledo los días 8 y 9 de mayo de 2014, denunciaron el desmantelamiento de las políticas sociales y especialmente el de la política pública de cooperación.

Por su parte, Rajoy, en una reunión europea en Viena, en la que se expusieron los graves problemas que suscita la inmigración “ilegal” (?) de los subsaharianos en Ceuta y Melilla, y en la isla de Lampedusa, actualmente, incluso en Grecia, conminaba a los gobiernos de Europa para, de una parte involucrarlos en el problema y, por otra, a la cooperación con los países emisores para zanjar el problema desde su mismo origen desarrollando proyectos de cooperación y desarrollo de los mercado laborales en esos países.

Pero,  la política de cooperación al desarrollo, central y  autonómica, está en grave peligro, asediada por los recortes de derechos y presupuestos, los cambios legislativos, los procesos de privatización de las políticas sociales, las políticas insolidarias, los compromisos incumplidos y la falta de voluntad política, según reza el avance del VII Encuentro de CC.AA. Y sigue diciendo el citado texto que “la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo autonómica del 71,5% desde el 2008 pone en grave peligro la continuidad del trabajo en materia de salud, derechos de las mujeres, educación o soberanía alimentaria en países empobrecidos”.

En el caso, por ejemplo, de Castilla-La Mancha, anfitriona de este encuentro, “la situación en Castilla-La Mancha es desoladora, el gobierno regional solo ha dejado las migajas del presupuesto. En 2014 ha quedado reducido a 254.000€ (0,003% del presupuesto total consolidado), cuando en 2009 era de 46.390.370€ (0,44% del presupuesto total consolidado). Ha desmantelado las políticas de cooperación para el desarrollo: ha suprimido el Fondo Regional de Cooperación, el programa de Jóvenes Cooperantes, las convocatorias de programas y proyectos de Cooperación y Educación para el Desarrollo y sensibilización, dejando las migajas del presupuesto para “ayudas de emergencia”.

Claro que, en esa Comunidad, la presidente es Dolores de Cospedal que, entre otras virtudes, es una experta en “Pagos Diferidos” y quizás ahora también lo sea en “Cooperación en Diferido Futuro”. Pero esto no es lo único que debería preocupar, que sin duda preocupa, en este comunicado final del Encuentro de ONGD Autonómicas hay una alarma ante una nueva situación que afecta y afectará a estas organizaciones no-gubernamentales. Dice así: “Esta situación se agrava todavía más por las deudas y requerimiento injustificados y abusivos de proyectos ya ejecutados que algunos gobiernos autonómicos y municipales mantienen con las ONGD”. Es decir, proyectos ejecutados, aprobados en presupuesto pero no desembolsados por las administraciones autonómicas. O lo que es lo mismo, soportados por las propias ONGD hasta que se los paguen.

Esto significa que, a pesar de los controles presupuestario y de evaluación que por ley deben pasar las ONGD ahora, cualquier atisbo de duda en la documentación tendrá una revisión a fondo y, si del resultado de esa revisión, puede derivarse un error que se “interprete” como grave, la ONGD tendrá que devolver el importe íntegro de la subvención que, en algunos casos ni siquiera ha cobrado.

Si unimos esta nueva doctrina revisionista con la también nueva ley de Cooperación, en la que se pretende exigir a la ONGD que adelante el 100% de la financiación de un Proyecto de Cooperación, detalle que la gran mayoría de las ONGD no van a poder cumplir, a qué c… vamos a Viena para pedir que Europa se implique más con los países subsaharianos y que la solución del problema inmigratorio pasa por la Cooperación Internacional, si nosotros, los principales afectados, reducimos a la mínima expresión las ayudas que exigimos a los demás. ¿No les parece un poco contradictorio?

¿Está la política gubernamental ante una “Solución Final” para las ONGD. Hace algunos años, cuando trabajaba para una ONGD, en realidad una Fundación suiza en la que ayudé en crear y desarrollarla en España, un ayuntamiento gallego nos concedió un premio de 1.000.000 de pesetas por un proyecto de Salud Infantil en África. El alcalde, cuando me iba a entregar el cheque en el Salón de Plenos, ante numeroso público e invitados, me hizo una pregunta: Enhorabuena pero ¿no le parece que hay demasiadas ONGD en España?

Le pedí permiso para contestar en clave gallega y le dije: ¿no le parece que hay demasiadas sucursales bancarias en España? Quizás esa sea la clave, reconvertir las ONGD en Bancos. Así no habría límites para las subvenciones, ni tanto control, ni habría que pagar por adelantado, ni dar explicaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Pedrito (y Rajoy) en el País de las Maravillas


Andaba yo un pelín preocupado estos últimos 24 meses porque, sinceramente, no veía un futuro  para España -en general- demasiado claro. Menos mal que el debate sobre el Estado de la Nación me ha dejado mucho más tranquilo. Mi presidente Rajoy, un auténtico innovador de la neo-politic del siglo XXI, ha acabado con todas mis preocupaciones con un nuevo método de actuación política sólo al alcance de los grades genios.

Me refiero al final de esta crisis, la más larga en la historia, que mi presidente ha cerrado con una especie de decreto-ley: SE ACABÓ LA CRISIS, Rajoy dixit. Y todo el mundo se quedó, al fin, tan a gusto. Bueno, quizás no todo el mundo pero el mundo que importa/exporta, sí. La gran Banca gana un pastón, a pesar de los 6 millones de parados, la Patronal Empresarial, con su reforma laboral y por ende, las empresas multinacionales que, gracias a los planteamientos del Gobierno y a esa especial sensibilidad para “flexibilizar el mercado laboral” en favor del trabajador -sin duda culpable en parte de esta gran crisis por vivir por encima de sus posibilidades-, ha conseguido darle un frenazo brusco a la  destrucción de empleo, mejorar sus cuentas de resultados y cerrar plantas aunque sean rentables, sin duda, para contribuir al dinamismo y movilidad del trabajador…. ¡Qué alivio. Al fin una medida eficaz!

Estoy contento y tranquilo porque al paso que íbamos podíamos haber llegado a tener 10 millones de parados  y entonces ¿cómo pagar pensiones y a quién o dónde reclamar? ¿Cómo pagar la nómina del casi medio millón de políticos -lo único que no se ha recortado- con esos privilegios generosísimos a cargo de nuestros impuestos por tan duro trabajo de pensar en mejorar la vida de los que, precisamente, les damos votos y dineros?

La visión de futuro del Gobierno también me ha tranquilizado porque, puestos a buscar trabajo, mejor hacerlo sin manifestaciones por la calle, gritos de protesta y colapso de tráfico, lo que haría muy incómoda esa búsqueda. Pensado para no interrumpir la calle, el tráfico y los buses de visita turística de las ciudades,  nos obsequian con una Ley de Orden Público y multas impagables para no tener la tentación de  gritar en la calle y alterar su kaos natural. Una medida que se agradece porque, de forma indirecta, promociona el deporte de masas y la afluencia a los estadios donde gritar ya va de la mano de la entrada y su precio al evento deportivo. Ya sé que las entradas a los estadios no son realmente baratas, pero sí más que acudir a una manifa y que te pillen no importa si dentro o fuera de la misma.

Hemos salido de la crisis, y de golpe, gracias al decreto de mi Presi, un gran innovador de la política más moderna. No solamente ha hecho de los decretos-leyes un forma de gobierno democrático sino que ha incorporado la rueda de prensa plasmada, nunca mejor dicho, a través de una tele de plasma. Yo me quedé plasmado de tanta originalidad. Toda una innovación neo-política.

Como siempre creo a mi Presi no intento averiguar cómo hemos salido de esta larga crisis en la que hemos mejorado la prima de riesgo, el índice de la Bolsa y los intereses de la Deuda. Debe ser mi torpeza pero nunca he entendido esa preponderante y cotidiana referencia a estos índices de enorme importancia y trascendencia en nuestro día a día, tanto que por insistencia en hablar de ellos, me ha provocado una pregunta sin respuesta. O sea, si colocamos tropecientos mil millones en letras a 9 y 12 meses para financiar la Deuda y resulta que los mercados las absorben todas, parece que la economía, en general, va de “sobrada” y reconocida en los foros internacionales. La pregunta es: ¿cómo es posible pagar una deuda contrayendo otra deuda? Pero ya digo que lo mío debe ser ignorancia y torpeza.

Mi Presi ha dicho que gracias a las exportaciones estamos potenciando la recuperación económica. Y yo le creo porque mi modesto grupo de amigos ha exportado 17 chicos y chicas, bastante preparaditos ellos y ellas, al extranjero donde, además de trabajar de lo que sea, podrán hacer turismo los fines de semana que libren o vivir la aventura de su sueño, según la Bañez. Y debemos ser muy buenos en eso porque ya van cerca de 450.000 jovencitos los que han salido desde el inicio de la crisis.

Por lo demás, según mi Presi, todo fenomenal: no ha gastado ni un segundo para hablar de Sanidad y Copago; Educación y Becas; Ayudas a los Dependientes; Pobreza y Hambre y Precariedad en el Empleo. Todos estos problemas deben ser intoxicaciones de los opositores y, en realidad, no existen. Menos mal que mi Presi me ha vuelto a convencer que vivo en el País de las Maravillas y me ha dejado tranquilo de una vez.

¿España? Cualquiera se va a vivir allí con la que está cayendo…

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

La Infanta Cristina, una imputada Real


Que por primera vez en la historia del mundo mundial, una hija del Rey de España, la Infanta Cristina, séptima en el orden de sucesión Real, vaya a prestar declaración ante un juez como imputada debe ser una hito histórico para la monarquía constitucional porque en toda la historia de España ni ha sucedido nunca ni nadie se hubiera imaginado tanta determinación judicial.

A la gente de la calle, por lo que he venido observando, no le parece tan raro ni tan malo que una Infanta tenga que declarar por los tejemanejes de su marido en negocios poco claros. Los hay que dicen: “si ha hecho algo malo, que pague su culpa” y otros dicen: “seguro que se va de rositas porque no se atreverán a meterle mano”. Pero el clima de corrupción que España arrastra desde hace algunos años, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) de España del mes de enero, demuestra que las preocupaciones principales de los españoles siguen siendo el desempleo y la corrupción.

Ya sé que los mecanismos de la Justicia son complicados, lentos y farragosos pero la gente, lo que le llega a la gente de la calle es que en el caso Gürtel, cinco años después y con más de 200 imputados, el único culpable es, por ahora, el juez Garzón, apartado de la carrera judicial. En el caso de Blesa, ex-presidente de Caja Madrid, promotor del conocido caso de las Preferentes, en realidad una estafa de gran alcance, producida por abuso de confianza, manipulación y desinformación alevosa, el único efecto producido es apartar de la judicatura al juez Silva.

Cito, a modo de referencia, estos dos casos para decir que aquel que tiene la obligación moral de situarse como ejemplo de ciudadano, de buenas prácticas, de ética y deontología, no son sino mensajeros que le dicen a la sociedad algo tan sencillo como “si yo me salto a la torera las leyes, hacedlo vosotros también. Pero cuidado, porque si os pillan os van a machacar, multar, desahuciar, embargar y, en según qué casos, encerrar en la cárcel. Si me pillan a mí, con expulsar al juez no me pasará nada, imbéciles..!”

Nuestra democracia aún es muy joven pero este sistema de gobierno se basa, y es necesario recordarlo, en la independencia de los tres poderes: el Ejecutivo (Gobierno de la Nación); el Legislativo (Congreso de Diputados) y el Judicial, el Consejo Judicial del Poder Judicial. En España lo de la independencia de los tres poderes es teórica porque en la práctica, son los grupos políticos, básicamente dos, los que “proponen” a los jueces que responden a una u otra tendencia.

Uno se ha educado en que los jueces deben ser como el icono de la justicia (ese que lleva una venda en los ojos) para, efectivamente impartirla sin tener en cuenta al que está encausado. Porque admitámoslo: no somos iguales ante la Ley. Al menos, ante las leyes de España. El juez Castro tiene entre manos un caso mediático, monárquico, social, fiscal y judicial de cuyo resultado dependen un montón de cosas. Nunca en la historia un fiscal, Horrach, y unos inspectores de Hacienda, han arropado tanto a una imputada cuya filiación es “Familia Real”. Sin embargo, los desahucios y los embargos están a la orden del día para los Hijos de Familias de la Real…idad”.

Según fuentes judiciales, Cristina “ha hecho el papelón de su vida” al “hacerse pasar por tonta” ya que muchas de las preguntas han sido contestadas con un “no sabe, no contesta” y porque ha repetido en varias ocasiones que “confiaba plenamente en su marido”.

El pecado de amor y de desconocimiento que se arguye será muy romántico y muy Real pero comparte portadas con los 14 inmigrantes que querían entrar en España para intentar mejorar sus condiciones de vida y futuro perdiendo la existencia a cambio de nada en una fosa común. Por ello, el mundo real no tiene nada que ver con el mundo Real. Unos querían ganarse la vida y otros, como decía en su viñeta El Roto, cambiar el Paraíso Terrenal en el que vivían por el Paraíso Fiscal en el que querían vivir.

Esa es la papeleta a la que se enfrenta el juez Castro. Actuar según la Ley que conforma nuestro sistema judicial o según la Ley de los que son más iguales que otros, porque si bien la Ley es la misma para todos hay gente que es más igual que otra, según hemos visto y las cosas que pasan.

Y eso, por mucho que se empeñen las defensas de la Infanta, los fiscales, Hacienda, los que apoyan la monarquía, los eruditos y quien quiera sumarse, sencillamente, no es de recibo en los tiempos que corren

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

La insoportable realidad de ser súbdito español


Las 20 personas más ricas en España poseen una fortuna similar a los ingresos del 20 por ciento de la población más pobre, según un reciente informe de la ONG Intermón Oxfam. En él se denuncia que las élites económicas “están secuestrando el poder político para manipular las reglas del juego económico”. Las multinacionales que operan en España (Apple, Google, Vodafone, Starbucks y otros grandes corporaciones multinacionales han sido señalados por organizaciones no gubernamentales, primero, y gobiernos de todo el mundo después como ejemplo de malas prácticas en el cumplimiento de sus obligaciones fiscales.

Pero como un simple mortal español deba dinero a la Hacienda Pública, a un Banco o una gran multinacional, deberá soportar un acoso y derribo, tengo o no tenga, con qué pagar. La legislación protege al poderoso y pasa del contribuyente en situación límite. Igual, igual que lo que ocurre con Fabra, el de las loterías, Matas, Urdangarín, Blesa y tantos otros, capaces de cargarse al juez que se ponga por delante.

Las más afamadas multinacionales, según estimaciones realizadas por ONG y otras organizaciones de la sociedad civil, y asumidas extraoficialmente por organismos internacionales como la OCDE, el tipo impositivo medio que pagan esta clase de grandes corporaciones oscila entre el 1% y el 1,5%, una miseria. Y todo es “legal”. ¿Quién ha desarrollado esta legislación?

Pue sí. La casta política, en la que alguno se salva, toma posesión de los ciudadanos, su hacienda y sus vidas en lo que podríamos definir como un “secuestro” disfrazado de “deber ciudadano”. Y nosotros, los españolitos de a pie, pasmados cual Tancredos, desarrollamos nuestro día a día bajo el Síndrome de Estocolmo.

Estos últimos años de crisis, desde el 2008, los Gobiernos nos han recortado todo lo recortable y más. Nos han llevado con nuestra conformidad, de ciudadanos de plenos derechos a súbditos, de mileuristas  a parados, de la ayuda social a la ayuda de Cáritas, de clase media a empobrecernos. Y, claro, no pasaría nada si la “Casta” hubiera hecho el mismo recorrido pero la “Casta” no ha recortado ninguno de sus privilegios y siguen nombrando asesores técnicos a jovencitos sin experiencia hijos de.., sobrinos de.., cuñados de…, familiares de… con unos sueldos muy por encima del mercado actual que hacen sonrojar a otros profesionales, con una larga trayectoria y experiencia, que apenas pasan del salario medio.

Salen, nuestros políticos, al mundo exterior sacando pecho de la “extraordinaria” reconversión que ha logrado en sectores como el Trabajo, Sanidad y Educación. En España pagamos impuestos europeos a cambio de cada vez menos servicios. Nos quitan dinero en el uso de algo tan básico como la electricidad, el transporte, la gasolina, el móvil, los medicamentos, la tasa de basuras, el IBI, las comisiones de los bancos, el suelo de las hipotecas, las Preferentes y un largo etc.

Y nosotros tragamos lo que nos piden como si fuera normal. Eso sí, si Cristiano Ronaldo no marca un gol en el último partido, nos entretenemos en buscar todas las claves posibles de tamaña desgracia, obviando la que está cayendo. No somos todos unos imbéciles descerebrados.., pero tenemos un puntito, sí.

Ha tenido que pasar el suceso de Gamonal en Burgos para que caigamos en la cuenta de que nuestros representantes gestionan para nosotros y no contra nosotros. Los ciudadanos de ese barrio –como Fuenteovejuna- han tenido que alzar la voz para recordar que por mucha mayoría absoluta que se tenga eso no significa estar en posesión de un cheque en blanco con permiso para cualquier bobada que se le ocurra a un alcalde.

El día en que nos demos cuenta que Gamonal somos todos igual nos da, ya no por manifestarnos que hace mucho ruido y deja pocas nueces, sino por coordinarnos y negarnos a pagar impuestos, ivas y tasas, cuotas de autónomos, comisiones bancarias, hipotecas y todo ese capital que permite a la “Casta” pasarse la crisis por sus respectivos “arcos de triunfo” y decirles que los sacrificios son para todos, que eso es lo solidario, lo coherente, lo necesario, lo que les pedimos y el ejemplo que nosotros, los tomados por imbéciles, necesitamos para creerlos, incluso para votarlos. Luego, a esperar una “amnistía fiscal”, como la de Montoro, en la que quepamos todos.

Por ahora, lo único que están consiguiendo no es que les votemos, sino que queramos “botarles”.

1 comentario

Archivado bajo ONGs

¿Tiene sentido la Cooperación Española?


Por un lado, en el contexto de la actual crisis, no debemos perder el sentido de esta palabrita: crisis. Las crisis evidencian que un determinado modelo no da más de sí y muere para que nazca otro. Quiero decir que la Cooperación al Desarrollo en este país nuestro sólo ha llegado al 0,4% del PIB, cuando la meta era el 0,7%. Y este ejercicio ha caído al 0,12% y, además, una parte importante se ha ido a la Cooperación bilateral, o sea, a las grandes Agencias de NU: Programa Alimentario Mundial (PAM) UNHCR, UNICEF, OMS con lo que el Gobierno hace el “gesto” de seguir cooperando.

Por otro lado, España lleva haciendo Cooperación al Desarrollo desde 1989. No estoy seguro de que si hiciéramos una evaluación objetiva de tantos años podríamos presentar resultados cuantificables y visibles de tanto dinero invertido en países “prioritarios”. A la crisis general, se resuma la crisis particular de la CD (cooperación al desarrollo).

¿Es que no ha servido para nada tanta evolución en el seno de los Gobiernos democráticos de España? Esta reflexión tiene que ver con lo que ha significado la Cooperación en España. Las más de las veces se ha “utilizado” como carta política de presión o de pagar favores. Pero pocas veces en el sentido estricto de favorecer el Desarrollo real. En Francia hay un Ministerio de la Cooperación. Aquí es uno de los apellidos del de Asuntos Exteriores y también de Economía, que nunca está clara la diferencia.

Las ONG cubren ese “vacio” vocacional de la AECID pero su aportación, depende de las bases que interesan a la AECID, o sea, a las políticas dirigidas. Las organizaciones más pequeñas hacen un gran papel porque sus fuentes de financiación las buscan en la cooperación descentralizadas pero, en realidad, es como acercarse a un accidentado con poli-traumatismo con un frasco de Betadine y una cajita de tiritas, ¡qué duda cabe que ayudan! Aunque no es suficiente.

Las nuevas tendencias de la Cooperación las están buscando en otras temáticas que no son exclusivamente monetaristas. La Cooperación técnica, la formación, la enseñanza y la capacitación de la mujer (eso que se llama empoderamiento de género) son armas de desarrollo que necesitan ser puestas en práctica porque es lo que resulta provechoso.

Pero también están los países receptores y sus gobiernos. ¿Por qué se ayuda a Guinea Ecuatorial cuando están nadando en petróleo y se sabe que los Obiang se lo llevan todo y fuera de Guinea? Lo mismo de otros países donde no es tan descarado esa apropiación indebida pero en los que la corrupción se lleva un importante bocado de la ayuda que llega.

Falta de convicción en la Ayuda al Desarrollo por parte del Gobierno, falta de credibilidad y respuesta por parte de muchos gobiernos “ayudados”, instrumentalización política de la Cooperación, por parte de España y de algunos países “prioritarios” y todo ello envuelto por el aroma de una crisis de la que no hay culpables ni se sabe quién la ha provocado.

Todas las crisis anuncian la muerte de lo establecido, lo caduco, lo que no funciona y, a la vez, el nacimiento de algo nuevo, diferente y prometedor. La Cooperación debe hacer esa travesía y crear nuevos conceptos, no exclusivamente con dinero, que sirvan de verdad al propósito de hacer avanzar a los países menos desarrollados. Quiero pensar que estamos en ello.

Asi que, resumiendo, ¿sigue siendo necesaria la ayuda al desarrollo? Sí.., pero de otra manera

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs