Archivo de la etiqueta: Aldea Gala

Sanidad en África del siglo XXI


En general, los presupuesto de los Estados africanos destinan un porcentaje irrisorio a tres grandes necesidades que, por este u otro orden, son siempre la Sanidad, Justicia y Educación. Hace pocos días, conversando con una amiga que ya lleva bastante tiempo en un país africano, le propuse iniciar contactos para ver si era posible aplicar algo así como la telemedicina desde España, a través de internet y un servicio de atención médica que pudiera resolver situaciones concretas.

Su respuesta fue deprimente: No hay ni infraestructura, ni tecnológica ni pacientes potenciales para ello y mucho menos centros que pudieran sumarse a tu iniciativa. La Sanidad Primaria es bastante catastrófica. Exceptuando el Hospital Militar de XXXXX y otro par de ellos allí y el de XXX, que aún no conozco pero derivan muchos enfermos allí desde aquí e incluso desde la capital, no hay instalaciones sanitarias decentes ni adecuadas a lo largo del país, Pedro.

Afortunado es el barrio o el pueblo grande que tiene un centro de salud. Las condiciones del hospital de Xxxxx son tremendas. Conozco bien el área de SAU (Servicio de Atención de Urgencias) y trabajan en condiciones de extrema necesidad unos profesionales como la copa de un pino. En un par de ocasiones les hemos llevado un gran cargamento de medicamentos genéricos y material básico que he traído de España y parece mentira que trabajen con tanta dedicación, ahínco y hasta que puedan curar con tanta escasez de medios. El doctor Xxxxx es mi héroe nacional, un guineano que es la alegría y la motivación personalizada.

La inmesan mayoría de la población no tiene ni para gastarse 100 cefas en una pastilla para la fiebre, Pedro (0.15 cts de euro) , y a veces ni 25 cefas para un ibuprofeno (echa la cuenta…) por lo tanto ¿cómo van a pagar una cuota por muy mínima que sea para poder ir al médico en caso de que se pongas enfermos? A todas luces imposible.

En los lugares más recónditos del país (ni en muchos de los conocidos) no hay ni un mísero centro de salud, Pedro, y cuando existe, lo atiende una persona no cualificada que tiene como consultorio una habitación con una mesa, una estantería con unos cuantos medicamentos (con suerte) y quizá una camilla.

Con el Ministerio de Salud hay que hablar para que construyan centros de atención primaria y proporcionen el mínimo material necesario a los hospitales. Una pena pero es así.

Existe un plan dentro de la Seguridad Social del país como el que describes: cuota mínima, creo recordar de 2.000 ó 3.000 cefas por persona (3 ó 4, 5 euros y medio ¡¡al año!!) que da derecho a consulta gratuita en la Sanidad Pública y a una reducción muy considerable en el precio de los medicamentos, creo recordar que en un 60%. Para empezar casi nadie lo sabe y el que lo sabe, como nuestro amigo Xxxxxxxx, hace caso omiso. Es algo que no cabe en mi cabeza pero claro, no tienen la conciencia de que el que siembra, cosecha y mucho menos cuando no sabes si te vas a poner enfermo o no. En fin…

Que te vean en el hospital cuesta ya de por sí 3.000 cefas y luego súmale las radiografías, 5.000, análisis que són carísimos, 35.000 según cuentan todos (aunque a día de hoy, no me lo creo) y otras tantas pruebas amén de la compra de medicamentos. ¿Cómo no va a compensar invertir 10.000 ó 15.000 cefas de una sola vez y al año (15 ó 25 euros) en una familia de 5 miembros para tener la asistencia asegurada y una reducción en el coste de los medicamentos? Los contrastes de vivir en África, amigo. Tú lo sabes mil veces mejor que yo. Siempre que se lo puedan permitir, claro está, porque hay infinidad de personas que tienen como sueldo mensual esos 15.000 cefas….

En el siglo XXI están son condiciones sanitarias de un país africano que no es de los más pobres. La Sanidad es un derecho humano básico reconocido en todo el mundo pero llegar a tenerlo parece un trabajo utópico o de muchos años de espera.

Sólo las ONG de vocación médica y sanitaria, dependiente de la ayuda a la Cooperación pueden hacer algo por la gente de África como se ha visto en las pandemias y emergencias. Miuentras, se inauguran autopistas, carreteras o aeropuertos. África es como un continente maquillado tan inconsistente como un espejismo.

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Wefood, ¡un supermercado diferente!


wefood

Wefood es un supermercado danés diferente al resto de supermercados. Proveen sus estanterías de productos a punto de caducar, desechados en otras cadenas de venta de alimentos, por motivos de caducidad o  por su aspecto debido a faltas en el embalaje. Esta interesante iniciativa vende los productos entre un 30% y un 70% menos que otros supermercados de Dinamarca. El origen del proyecto está en la colaboración que realizan la ong DanChurchAid y el Banco de Alimentos de Dinamarca, el objetivo que persiguen es erradicar el hambre en el país. Llevamos muchos años viendo como en nuestras ciudades hay personas que por su precaria situación personal se alimentan de los alimentos que encuentran en los contenedores de basura de los supermercados. Este supermercado danés funciona como un outlet de comida, está abierto a personas sin recursos o a cualquier persona que quiera comprar.

En un mundo en el que un tercio de la producción mundial de comida termina en la basura, comida que sería suficiente para alimentar a 2.000 millones de personas nos encontramos con que hay (según los datos manejados por el “Programa Mundial de Alimentos“)  795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa; el 12,9% de la población mundial presenta desnutrición;  la nutrición deficiente causa el 45% de muertes de los niños menores de cinco años, más de 3 millones de niños y niñas; uno de cada seis niños en los países en desarrollo presenta peso inferior al normal;  son millones los niños que asisten a la escuela con hambre.

Como la gran mayoría de los problemas que soportamos diariamente como humanidad el de la alimentación se mueve en dos polos opuestos que no se compensan, por un lado los países desarrollados tiramos la comida que sería suficiente para alimentar a aquellos para los que la falta de comida es un fuente de enfermedad y muerte.

¿Pero cómo funciona este interesante emprendimiento?

Los productos que comercializa WeFood tienen  acuerdos comerciales con las tiendas locales, con grandes cadenas de supermercados, e incluso con distribuidoras de fruta italianas y españolas. No venden carne, ni pescado fresco ante el claro riesgo que supondría consumirlos en estado de descomposición. Esta iniciativa también ha contado con el impulso que ha supuesto la reforma legislativa danesa que permite que las tiendas de comida puedan vender a Wefood los alimentos de los que se van a desechar  a un precio simbólico. Este supermercado está gestionado por dos empleados y 80 voluntarios.

Esta iniciativa de carácter social está repleta de bondades, por un lado facilita el acceso de comida a personas con una economía precaria, racionaliza la producción de alimentos y exceso de los mismos generando menos residuos y costes para las arcas públicas, además de concienciar sobre el problema que supone la alimentación en los países en desarrollo.  Esperemos que ante la locura que nos invade en una sociedad cada día más consumista iniciativas como estas se trasladen a muchos países.

Le deseamos a Wefood un buen futuro desde Aldea Gala.

rramirezgu@gmail.com

 

5 comentarios

Archivado bajo ONGs

La vergüenza del salario mínimo español.


Hay muchos elementos que los ciudadanos españoles puntúan como negativo de nuestra pertenencia a la Unión Europea. Es cierto que en etapas anteriores, esta percepción era más positiva, cuando recibíamos fondos de convergencia. Fondos que nos sirvieron para tener más carreteras, trenes, infraestructuras. Que permitieron un cambio de cara a nuestro país en pocos años y que permitió a unos pocos ganar dinero utilizando el consabido espíritu picaresco que nos caracteriza.

Personalmente creo que la pertenencia a la UE nos beneficia por varios motivos. Nos abre la mente, nos sitúa en un marco de culturas diferentes a la nuestra con las que nos une una historia común. Y nos posibilita el acceso a nuevos mercados de trabajo o espacios económicos. Algunas empresas han aprovechado este nuevo escenario para ampliar su negocio. Y muchos ciudadanos españoles han podido estudiar o trabajar en los países de la unión mejorando su currículum o incluso estableciendo su vida fuera de nuestras fronteras. Somos Europeos creo que es beneficioso. De hecho la política nacional debe ajustarse en un casi 80% a las decisiones que se toman en las instituciones europeas. Razón por la que no entiendo la alta abstención de electores que se produce en las elecciones al Parlamento Europeo que junto con la Comisión Europea  y Consejo de Europa tienen un peso político que si lo comprendiéramos, cambiaría nuestra percepción a cerca de estas instituciones.salario_minimo_EU271

Esta semana en la prensa española recoge algunas conclusiones sobre el salario mínimo español detalladas en un  informe del Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa :”El salario mínimo de los trabajadores del sector privado no garantiza un nivel de vida digno”, algo que también es aplicable para “la plantilla contratada en la función pública”. Recordemos que el salario mínimo español es de 648,6 euros brutos al mes. En estos momentos de crisis, en los que la recuperación económica sólo ha llegado a los empresarios y la calle Génova, los salarios del resto de mortales españoles se basan en este mínimo, que después de llevar congelado varios años por fin se ha subido 3,3 euros al mes. Cantidad  que me parece de mal gusto.

Pero no nos perdamos, este  Comité concluye que la situación que se vive en España no está conforme con lo recogido en el artículo 4 de la Carta de 1961, que dice: “Todos los trabajadores tienen derecho a una remuneración suficiente que les proporcione a ellos y a sus familias un nivel de vida decoroso”. Pero además se incluye referencias a jornadas laborales de 60 horas semanales en algunas categorías laborales, la no retribución de horas extras y un listado de situaciones injustas o de merma de derechos de los trabajadores. La Carta Social Europea es un tratado que garantiza los derechos sociales y económicos de los ciudadanos europeos como son la vivienda, la salud, el empleo, la protección social y jurídica, la no discriminación, la libertad de movimiento de las personas por los estados miembros. Este documento fue aprobado en 1961 y revisado en 1996, nuestro país ha ratificado el primer documento pero no ha ratificado esta carta aún. Quizás este es el tipo de cosas por los que los ciudadanos deberían decidir su voto y pelear. ¿Algún partido político está dispuesto a ratificar esta carta de Derechos Sociales? ¿De verdad pensamos que lo que sucede en Europa no es importante? La Unión Europea tiene mecanismos de sanción a los países que no cumplen con los acuerdos firmados y ratificados, pero claro la desinformación ciudadana permite que los verdaderos objetivos de lucha social queden difuminados en una telaraña de patrañas televisadas en directo todos los días, el consabido pan y circo.

Nuestro salario mínimo como constata Europa no nos alcanza para vivir, creo que los españoles ya lo sabíamos,  de hecho lo que me asombra es que en algunos países como Luxemburgo el salario mínimo es de 1.874 euros, salario que ya querrían ganar en nuestro país muchas personas con formación, experiencia laboral, idiomas y no se cuantas cosas más que te exige el mercado laboral actual.

Para finalizar sólo un par de cosas primero que me avergüenzo de este salario mínimo que no permite vivir a los ciudadanos en condiciones dignas, son salarios de esclavitud moderna, en condiciones laborales de esclavitud, que en estos momentos aceptas o aceptas. Y segundo los ciudadanos tenemos la responsabilidad de informarnos y pelear por los derechos que dignifiquen nuestra sociedad y nuestra vida. Buen día a tod@os.

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Pedrito (y Rajoy) en el País de las Maravillas


Andaba yo un pelín preocupado estos últimos 24 meses porque, sinceramente, no veía un futuro  para España -en general- demasiado claro. Menos mal que el debate sobre el Estado de la Nación me ha dejado mucho más tranquilo. Mi presidente Rajoy, un auténtico innovador de la neo-politic del siglo XXI, ha acabado con todas mis preocupaciones con un nuevo método de actuación política sólo al alcance de los grades genios.

Me refiero al final de esta crisis, la más larga en la historia, que mi presidente ha cerrado con una especie de decreto-ley: SE ACABÓ LA CRISIS, Rajoy dixit. Y todo el mundo se quedó, al fin, tan a gusto. Bueno, quizás no todo el mundo pero el mundo que importa/exporta, sí. La gran Banca gana un pastón, a pesar de los 6 millones de parados, la Patronal Empresarial, con su reforma laboral y por ende, las empresas multinacionales que, gracias a los planteamientos del Gobierno y a esa especial sensibilidad para “flexibilizar el mercado laboral” en favor del trabajador -sin duda culpable en parte de esta gran crisis por vivir por encima de sus posibilidades-, ha conseguido darle un frenazo brusco a la  destrucción de empleo, mejorar sus cuentas de resultados y cerrar plantas aunque sean rentables, sin duda, para contribuir al dinamismo y movilidad del trabajador…. ¡Qué alivio. Al fin una medida eficaz!

Estoy contento y tranquilo porque al paso que íbamos podíamos haber llegado a tener 10 millones de parados  y entonces ¿cómo pagar pensiones y a quién o dónde reclamar? ¿Cómo pagar la nómina del casi medio millón de políticos -lo único que no se ha recortado- con esos privilegios generosísimos a cargo de nuestros impuestos por tan duro trabajo de pensar en mejorar la vida de los que, precisamente, les damos votos y dineros?

La visión de futuro del Gobierno también me ha tranquilizado porque, puestos a buscar trabajo, mejor hacerlo sin manifestaciones por la calle, gritos de protesta y colapso de tráfico, lo que haría muy incómoda esa búsqueda. Pensado para no interrumpir la calle, el tráfico y los buses de visita turística de las ciudades,  nos obsequian con una Ley de Orden Público y multas impagables para no tener la tentación de  gritar en la calle y alterar su kaos natural. Una medida que se agradece porque, de forma indirecta, promociona el deporte de masas y la afluencia a los estadios donde gritar ya va de la mano de la entrada y su precio al evento deportivo. Ya sé que las entradas a los estadios no son realmente baratas, pero sí más que acudir a una manifa y que te pillen no importa si dentro o fuera de la misma.

Hemos salido de la crisis, y de golpe, gracias al decreto de mi Presi, un gran innovador de la política más moderna. No solamente ha hecho de los decretos-leyes un forma de gobierno democrático sino que ha incorporado la rueda de prensa plasmada, nunca mejor dicho, a través de una tele de plasma. Yo me quedé plasmado de tanta originalidad. Toda una innovación neo-política.

Como siempre creo a mi Presi no intento averiguar cómo hemos salido de esta larga crisis en la que hemos mejorado la prima de riesgo, el índice de la Bolsa y los intereses de la Deuda. Debe ser mi torpeza pero nunca he entendido esa preponderante y cotidiana referencia a estos índices de enorme importancia y trascendencia en nuestro día a día, tanto que por insistencia en hablar de ellos, me ha provocado una pregunta sin respuesta. O sea, si colocamos tropecientos mil millones en letras a 9 y 12 meses para financiar la Deuda y resulta que los mercados las absorben todas, parece que la economía, en general, va de “sobrada” y reconocida en los foros internacionales. La pregunta es: ¿cómo es posible pagar una deuda contrayendo otra deuda? Pero ya digo que lo mío debe ser ignorancia y torpeza.

Mi Presi ha dicho que gracias a las exportaciones estamos potenciando la recuperación económica. Y yo le creo porque mi modesto grupo de amigos ha exportado 17 chicos y chicas, bastante preparaditos ellos y ellas, al extranjero donde, además de trabajar de lo que sea, podrán hacer turismo los fines de semana que libren o vivir la aventura de su sueño, según la Bañez. Y debemos ser muy buenos en eso porque ya van cerca de 450.000 jovencitos los que han salido desde el inicio de la crisis.

Por lo demás, según mi Presi, todo fenomenal: no ha gastado ni un segundo para hablar de Sanidad y Copago; Educación y Becas; Ayudas a los Dependientes; Pobreza y Hambre y Precariedad en el Empleo. Todos estos problemas deben ser intoxicaciones de los opositores y, en realidad, no existen. Menos mal que mi Presi me ha vuelto a convencer que vivo en el País de las Maravillas y me ha dejado tranquilo de una vez.

¿España? Cualquiera se va a vivir allí con la que está cayendo…

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

España no es Suiza.


Esta semana se ha reflejado en la prensa internacional el debate que se está sosteniendo en la sociedad Suiza. Hay una propuesta elaborada por un comité denominado “Bien” que propone que los suizos tengan un renta incondicional de alrededor de 2000 euros de por vida sólo por se suizos. ¡Si la misma cara se me ha quedado a mí!

bandera de suiza

Esta iniciativa parte de un filósofo belga Philippe Van Parijs  y lleva expuesta al público desde los años 80. A priori en nuestro país esta idea suena disparatada y lo primero que pensamos es: ¡Si hombre si haces esto en España no trabaja ni Dios! Bueno, esto es lo que la gente contestaba en plena época de bonanza económica, no se si ustedes se acuerdan de ello. Ahora la verdad es que casi nadie trabaja y encima no ingresan 2000 euros al mes. Esta premisa parte de cambiar el esquema de pensamiento de forma completa claro está, como todas las ideas innovadoras, con esta renta se sustituirían las prestaciones sociales como la del desempleo, las pensiones, los voluntarios tendrían una retribución, desaparecía de un plumazo la miseria, todas las personas que quisieran podrían mejorar sus currículum  (recordemos que hoy nos hemos enterado de que gracias a Wert 35.000 alumnos de nuestras universidades han tenido que dejar de estudiar por que no pueden hacer frente al pago de la matrícula) , vamos que los ciudadanos podrían tener mucha más capacidad de decidir.

En fin,  un gran número de posibilidades se abre frente a nosotros. Y claro está la siguiente pregunta es: ¿y de dónde sale el dinero?  Pues no soy economista, pero podemos hacer algunas sumas básicas y ya veremos si salen las cuentas. En España se defrauda a hacienda entre un 20 y un 23% del Producto Interior Bruto, es decir, 60.000 millones de euros, préstamos a bancos 40.000 millones de euros, unos 10.000 millones de euros al año se van en prestaciones por desempleo, 30.000 millones de euros es el coste de las pensiones, estafadores varios, sobres que se distribuyen entre algunos cargos (esto si que es buena idea, sobre todo si sólo los recibe alguno), les aseguro que la cantidad de dinero que suma es desorbitante. Ahora pensemos que esta renta básica en manos del ciudadano de forma habitual revertirá en la economía real, en el consumo, el capital circularía de nuevo vamos el paradigma del libre mercado. Generaría consumo, que es el gran problema de este sistema económico (el que no haya consumo quiero decir). Quizás este belga no vaya tan desencaminado, además pensemos que el trabajo cada día es más un bien escaso,  estamos sumidos en una robotización del trabajo, centros logísticos gigantes donde no hay casi personal, cadenas de montaje que reducen sus necesidades de humanos…  El trabajo físico tiende a desaparecer, se va haciendo menos necesario y además se devalúa constantemente. Entonces ¿cuál es la salida?. Yo no lo se, no soy capaz de predecir el futuro pero tengo claro que lo que no funciona es la estrategia que están tomando nuestros gobernantes, ya que por mucho que digan que esto está ya casi casi en la senda de la recuperación todos los días oigo hablar de gente que se queda sin casa, de incremento de la pobreza, de niños que desfallecen en el colegio por no haber comido, de estudiantes que no pueden pagar su matrícula…..

Evidentemente el debate planteado en Suiza es mucho más interesante.

Rafael Ramírez.

rramirezgu@gmail.com

8 comentarios

Archivado bajo ONGs