Archivo de la etiqueta: Pedro Fusté

Sanidad en África del siglo XXI


En general, los presupuesto de los Estados africanos destinan un porcentaje irrisorio a tres grandes necesidades que, por este u otro orden, son siempre la Sanidad, Justicia y Educación. Hace pocos días, conversando con una amiga que ya lleva bastante tiempo en un país africano, le propuse iniciar contactos para ver si era posible aplicar algo así como la telemedicina desde España, a través de internet y un servicio de atención médica que pudiera resolver situaciones concretas.

Su respuesta fue deprimente: No hay ni infraestructura, ni tecnológica ni pacientes potenciales para ello y mucho menos centros que pudieran sumarse a tu iniciativa. La Sanidad Primaria es bastante catastrófica. Exceptuando el Hospital Militar de XXXXX y otro par de ellos allí y el de XXX, que aún no conozco pero derivan muchos enfermos allí desde aquí e incluso desde la capital, no hay instalaciones sanitarias decentes ni adecuadas a lo largo del país, Pedro.

Afortunado es el barrio o el pueblo grande que tiene un centro de salud. Las condiciones del hospital de Xxxxx son tremendas. Conozco bien el área de SAU (Servicio de Atención de Urgencias) y trabajan en condiciones de extrema necesidad unos profesionales como la copa de un pino. En un par de ocasiones les hemos llevado un gran cargamento de medicamentos genéricos y material básico que he traído de España y parece mentira que trabajen con tanta dedicación, ahínco y hasta que puedan curar con tanta escasez de medios. El doctor Xxxxx es mi héroe nacional, un guineano que es la alegría y la motivación personalizada.

La inmesan mayoría de la población no tiene ni para gastarse 100 cefas en una pastilla para la fiebre, Pedro (0.15 cts de euro) , y a veces ni 25 cefas para un ibuprofeno (echa la cuenta…) por lo tanto ¿cómo van a pagar una cuota por muy mínima que sea para poder ir al médico en caso de que se pongas enfermos? A todas luces imposible.

En los lugares más recónditos del país (ni en muchos de los conocidos) no hay ni un mísero centro de salud, Pedro, y cuando existe, lo atiende una persona no cualificada que tiene como consultorio una habitación con una mesa, una estantería con unos cuantos medicamentos (con suerte) y quizá una camilla.

Con el Ministerio de Salud hay que hablar para que construyan centros de atención primaria y proporcionen el mínimo material necesario a los hospitales. Una pena pero es así.

Existe un plan dentro de la Seguridad Social del país como el que describes: cuota mínima, creo recordar de 2.000 ó 3.000 cefas por persona (3 ó 4, 5 euros y medio ¡¡al año!!) que da derecho a consulta gratuita en la Sanidad Pública y a una reducción muy considerable en el precio de los medicamentos, creo recordar que en un 60%. Para empezar casi nadie lo sabe y el que lo sabe, como nuestro amigo Xxxxxxxx, hace caso omiso. Es algo que no cabe en mi cabeza pero claro, no tienen la conciencia de que el que siembra, cosecha y mucho menos cuando no sabes si te vas a poner enfermo o no. En fin…

Que te vean en el hospital cuesta ya de por sí 3.000 cefas y luego súmale las radiografías, 5.000, análisis que són carísimos, 35.000 según cuentan todos (aunque a día de hoy, no me lo creo) y otras tantas pruebas amén de la compra de medicamentos. ¿Cómo no va a compensar invertir 10.000 ó 15.000 cefas de una sola vez y al año (15 ó 25 euros) en una familia de 5 miembros para tener la asistencia asegurada y una reducción en el coste de los medicamentos? Los contrastes de vivir en África, amigo. Tú lo sabes mil veces mejor que yo. Siempre que se lo puedan permitir, claro está, porque hay infinidad de personas que tienen como sueldo mensual esos 15.000 cefas….

En el siglo XXI están son condiciones sanitarias de un país africano que no es de los más pobres. La Sanidad es un derecho humano básico reconocido en todo el mundo pero llegar a tenerlo parece un trabajo utópico o de muchos años de espera.

Sólo las ONG de vocación médica y sanitaria, dependiente de la ayuda a la Cooperación pueden hacer algo por la gente de África como se ha visto en las pandemias y emergencias. Miuentras, se inauguran autopistas, carreteras o aeropuertos. África es como un continente maquillado tan inconsistente como un espejismo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Pedrito (y Rajoy) en el País de las Maravillas


Andaba yo un pelín preocupado estos últimos 24 meses porque, sinceramente, no veía un futuro  para España -en general- demasiado claro. Menos mal que el debate sobre el Estado de la Nación me ha dejado mucho más tranquilo. Mi presidente Rajoy, un auténtico innovador de la neo-politic del siglo XXI, ha acabado con todas mis preocupaciones con un nuevo método de actuación política sólo al alcance de los grades genios.

Me refiero al final de esta crisis, la más larga en la historia, que mi presidente ha cerrado con una especie de decreto-ley: SE ACABÓ LA CRISIS, Rajoy dixit. Y todo el mundo se quedó, al fin, tan a gusto. Bueno, quizás no todo el mundo pero el mundo que importa/exporta, sí. La gran Banca gana un pastón, a pesar de los 6 millones de parados, la Patronal Empresarial, con su reforma laboral y por ende, las empresas multinacionales que, gracias a los planteamientos del Gobierno y a esa especial sensibilidad para “flexibilizar el mercado laboral” en favor del trabajador -sin duda culpable en parte de esta gran crisis por vivir por encima de sus posibilidades-, ha conseguido darle un frenazo brusco a la  destrucción de empleo, mejorar sus cuentas de resultados y cerrar plantas aunque sean rentables, sin duda, para contribuir al dinamismo y movilidad del trabajador…. ¡Qué alivio. Al fin una medida eficaz!

Estoy contento y tranquilo porque al paso que íbamos podíamos haber llegado a tener 10 millones de parados  y entonces ¿cómo pagar pensiones y a quién o dónde reclamar? ¿Cómo pagar la nómina del casi medio millón de políticos -lo único que no se ha recortado- con esos privilegios generosísimos a cargo de nuestros impuestos por tan duro trabajo de pensar en mejorar la vida de los que, precisamente, les damos votos y dineros?

La visión de futuro del Gobierno también me ha tranquilizado porque, puestos a buscar trabajo, mejor hacerlo sin manifestaciones por la calle, gritos de protesta y colapso de tráfico, lo que haría muy incómoda esa búsqueda. Pensado para no interrumpir la calle, el tráfico y los buses de visita turística de las ciudades,  nos obsequian con una Ley de Orden Público y multas impagables para no tener la tentación de  gritar en la calle y alterar su kaos natural. Una medida que se agradece porque, de forma indirecta, promociona el deporte de masas y la afluencia a los estadios donde gritar ya va de la mano de la entrada y su precio al evento deportivo. Ya sé que las entradas a los estadios no son realmente baratas, pero sí más que acudir a una manifa y que te pillen no importa si dentro o fuera de la misma.

Hemos salido de la crisis, y de golpe, gracias al decreto de mi Presi, un gran innovador de la política más moderna. No solamente ha hecho de los decretos-leyes un forma de gobierno democrático sino que ha incorporado la rueda de prensa plasmada, nunca mejor dicho, a través de una tele de plasma. Yo me quedé plasmado de tanta originalidad. Toda una innovación neo-política.

Como siempre creo a mi Presi no intento averiguar cómo hemos salido de esta larga crisis en la que hemos mejorado la prima de riesgo, el índice de la Bolsa y los intereses de la Deuda. Debe ser mi torpeza pero nunca he entendido esa preponderante y cotidiana referencia a estos índices de enorme importancia y trascendencia en nuestro día a día, tanto que por insistencia en hablar de ellos, me ha provocado una pregunta sin respuesta. O sea, si colocamos tropecientos mil millones en letras a 9 y 12 meses para financiar la Deuda y resulta que los mercados las absorben todas, parece que la economía, en general, va de “sobrada” y reconocida en los foros internacionales. La pregunta es: ¿cómo es posible pagar una deuda contrayendo otra deuda? Pero ya digo que lo mío debe ser ignorancia y torpeza.

Mi Presi ha dicho que gracias a las exportaciones estamos potenciando la recuperación económica. Y yo le creo porque mi modesto grupo de amigos ha exportado 17 chicos y chicas, bastante preparaditos ellos y ellas, al extranjero donde, además de trabajar de lo que sea, podrán hacer turismo los fines de semana que libren o vivir la aventura de su sueño, según la Bañez. Y debemos ser muy buenos en eso porque ya van cerca de 450.000 jovencitos los que han salido desde el inicio de la crisis.

Por lo demás, según mi Presi, todo fenomenal: no ha gastado ni un segundo para hablar de Sanidad y Copago; Educación y Becas; Ayudas a los Dependientes; Pobreza y Hambre y Precariedad en el Empleo. Todos estos problemas deben ser intoxicaciones de los opositores y, en realidad, no existen. Menos mal que mi Presi me ha vuelto a convencer que vivo en el País de las Maravillas y me ha dejado tranquilo de una vez.

¿España? Cualquiera se va a vivir allí con la que está cayendo…

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

¿Quién manda aquí..?


Cada vez está más clara la situación política de nuestro País en este momento de una crisis que ya dura hasta demasiado, sin ningún viso de luz al final del túnel. Manda la Merkel. Y nadie explica de qué tenemos que tener miedo o confianza pero la economía camina hacia un precipicio ignoto. El país se va a la mierda.

Más de 6 millones de parados con un repunte notable en el mes de mayo que rápidamente ha sido homologado por S.S.S., Soraya Sáenz de Santamaría, con sus palabras en el mismo repunte de 2011: “todo el mundo sabe que en abril, mayo y junio, los días son más largos, el sol calienta más y baja el paro”. Pues eso.

Como no podemos “depreciar” el euro español, depreciamos salarios, sanidad, educación, coberturas sociales y, dentro de nada, pensiones. Pero subimos todo lo demás: impuestos (IVA, IBI, Basuras…), recetas, transporte, gasolina y etc… Ningún discurso sobre crecimiento más allá de aventurar un futuro maravilloso. Uno se pregunta cuál es la diferencia entre lo que “pronosticaba” Zapatero o lo de Rajoy. Pero uno también se pregunta lo de ¿en manos de quién estamos?

Si repasamos la nómina de los políticos del Gobierno: Rajoy, Cospedal, Montoro, Wert, Pons, Floriano, Mato y compañía, no parecen muy sólidos. Y si la tendencia de todos ellos es acatar las órdenes de Merkel o Bruselas sólo quedan dos alternativas: o callamos y seguimos como estamos –y a decir de los expertos, a peor-, o… rompemos la baraja, es decir, nos salimos de esa Alemaropa (Alemania + Europa).

Todos creemos que la soberanía de España es cosa nuestra y que cedemos una parte mínima a favor de las políticas comunes y solidarias de todos los miembros de la Unión Europea. Aunque también creemos que el poder público debe mantener y gestionar lo público para, en cualquier caso, mejorarlo. Pero por lo que cuentan, lo público es ineficiente y lo mejor es externalizar, privatizar.

Por ende, deberíamos privatizar, externalizar, el Gobierno para que sea, si no soberano, al menos eficiente. Y se ha hecho ya sin que nos demos cuenta: Manda Merkel. Hemos privatizado nuestro Gobierno y Soberanía en manos de Alemania, la Troica y Bruselas. Lo malo es que esa externalización ha creado más paro, más recortes y más desasosiego social.

Cuando en un par o tres meses el paro vuelva a subir nos deberíamos plantear recuperar Gobierno y Soberanía, volviendo a la peseta, devaluándola y creando empleo y riqueza de nuevo. Incluso podríamos intentar crear un mini-euro con Portugal, Irlanda, Grecia, Italia y quien se quiera apuntar. Las perspectivas del funcionamiento de este Gobierno contra todos –no hay parcela social que esté de acuerdo con ellos excepto el Gran Capitán.., perdón, el Gran Capital-, son deplorables. La OIT dice que hasta ¡2018! no habrá recuperación.

Y no se puede gobernar contra todo y todos. El Gobierno puede estar legalizado por las últimas elecciones pero no está legitimado por la ciudadanía. Ellos mismos se han quedado al margen de la sociedad, legislando contra la voluntad de una gran mayoría a favor de una minúscula minoría. Eso no es democracia soberana. Eso es otra cosa.

1 comentario

Archivado bajo ONGs

La Sociedad está condenada


Las cosas están como están. Los políticos aparecen como la tercera preocupación de los ciudadanos, tras el paro y los problemas económicos. Poco a poco van escalando hacia el número 1 del barómetro del CIS (Centro de Investigaciones Sociológicas). Personalmente, creo que dedicarse a la política es una actitud de servicio al ciudadano que dignifica al que se presta.

A los políticos que son así, mi reconocimiento y admiración. Pero son otros políticos los que causan desafección y desconfianza. Son los “profesionales” de la política, gente que nunca ha trabajado y que, por enchufe, familia, compromiso o pago de favores se ve investido de un cargo y un salario que sí tiene la acepción de “mamandurria”, o sea, salario que no se merece. Y los políticos han generado su propia Casta.

Con la libre designación de asesores, han abierto la puerta a hijos, nueras, cuñados, hermanas y hermanos, compañeros de colegio, compromisos; es decir, han convertido la política en el ejercicio del nepotismo más exagerado de la historia moderna. En el Ayuntamiento de Madrid hay un Asesor Técnico, de 23 años, que cobra más de 42.000€ al año. ¿Asesor, “técnico”, con 23 años?

Es tan evidente el desvío de los principios del buen político que, aunque generalizar sea un poco injusto, la gran mayoría de nuestros representantes políticos de uno u otro color sólo se preocupan de los suyos, encuadrados en sus respectivos partidos. De esa manera han generado una “Casta” que no tiene precedente en Europa. Han multiplicado por tres –y a veces por cuatro o cinco- las instituciones representativas, creando un problema estructural sin revisión desde las Cortes de Cádiz de 1812, en las que se definió el modelo territorial español  tal y como lo conocemos, municipios y provincias.

Esta distribución no se ha revisado hasta la Constitución de 1978, revisión que, en vez de reordenar el territorio, lo que hizo fue añadirle otro concepto superpuesto, las Autonomías que se sumaron a los  municipios, provincias y diputaciones. Y, además, otros 17 Gobiernos y Parlamentos Autonómicos y el Gobierno y Parlamento Estatal, y el Senado. Esta organización política, sin ánimo de entenderla, es, además, in-sos-te-ni-ble. Y más en tiempo de crisis.

El ciudadano hace el paripé de ir a votar cuando se les llama para elegir representantes que, en teoría, deben gestionar y arreglar los problemas de una sociedad que se ha dotado con un sistema de gobierno que responde al concepto de Democracia, es decir Gobierno del Pueblo. Pero nuestros políticos, la mayoría, sólo se ocupan de resolver los problemas de la Banca y “recortar” hasta más allá de lo éticamente permisible a los mismos que les han votado.

Inyectar 40.000 millones de euros a la Banca se hizo en un minuto. Poner en tela de juicio los 3.800 millones de las pensiones por insostenible empieza a ser tema de discusión. ¿A quién representan pues?

La respuesta es como aquella conocida reflexión: vuela como un pato, tiene la forma de pato, suena como un pato.., ¿qué es? Solo hay una respuesta: un pato. Lo de las hipotecas es constatar que esta Ley Hipotecaria únicamente favorece a la Banca, a pesar de ser legal, legítima, vigente y no sé cuantas cosas más, es una auténtica mierda y perdón por lo de auténtica. Que no se extrañe la Casta de que se les grite lo de “no nos representan”.

Casi todos los colectivos sociales están en contra del Gobierno cuyo mayor mérito ha sido ponernos a todos de acuerdo en la lucha: médicos y enfermeras, padres y madres de alumnos, alumnos, maestros y profesores; jueces, fiscales y abogados, policías, bomberos, hipotecados, jóvenes en paro, investigadores, pensionistas, trabajadores de limpieza, pilotos de aviación y no pongo más porque la idea es clara: no representan más que a ellos mismos y a los que les financian, o sea, la Banca. Sinceramente, creo que no representan al ciudadano que les votó.

Acabo con la reflexión de una escritora y filósofa rusa de San Petersburgo, nacionalizada norteamericana, Alissa Zinovievna Rosenbaum, más conocida en el mundo de las letras bajo el seudónimo de Ayn Rand.

“Cuando advierta que para producir necesita obtener autorización de quienes no producen nada; cuando compruebe que el dinero fluye hacia quienes trafican no con bienes, sino con favores; cuando perciba que muchos se hacen ricos por el soborno y por influencias y no por el trabajo, y que las leyes no lo protegen contra ellos, sino que, por el contrario, son ellos los que están protegidos contra usted; cuando repare en que la corrupción es recompensada y la honradez se convierte en un autosacrificio, entonces podrá afirmar, sin temor a equivocarse, que su sociedad está condenada.”

3 comentarios

Archivado bajo ONGs

Cooperación: de lo Internacional a lo Horizontal


Como uno está empezando a cansarse de criticar, denunciar y clamar en el desierto por la sinrazón de la Política de Cooperación Internacional al Desarrollo que practica este Gobierno, creo que va siendo hora de cambiar el “chip” y buscar –o reinventar- el concepto mismo de la cooperación hacia nuevos desafíos.

Hasta ahora, los presupuestos que se adjudicaban a este capítulo del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, salían de un porcentaje aplicado al PIB, cuyo techo se fijó en el famoso 0,7%. Nunca se ha llegado a esa cifra. Este año, la aportación del PIB llega a rozar el 0,11%, con lo que la cifra se ha reducido  casi en un 75%.

Además del recorte en el terreno de los países que reciben esa ayuda, los diversos actores que intervienen han acusado dicha reducción con diferentes resultados. ONG pequeñas han desaparecido, otras medianas tienen graves dificultades y han tenido que pasar por despidos de personal o cierres de programas y las más grandes se han puesto el traje de toreros para capear este momento de drástica frenada en la progresiva evolución del Tercer Sector.

Se habla de “fusiones”, aunque habría que decir “absorciones”, de las que se dicen y mucho, como una salida a la crisis. Otras se lo están pensando, esperando ver cómo la evolución de este año va despejando dudas, generando expectativas, buenas o malas. Aún queda la convocatoria del IRPF –y que la Administración no puede técnicamente tocar- para coger “aire” o para tirar definitivamente la toalla por parte de algunas ONG. El Tercer Sector, que ha hecho una carrera contra-reloj para llegar al siglo XXI bien posicionado, profesionalizado, experimentado y preparado, se ve frenado por una crisis que ha desarbolado todos sus logros en apenas un par de años.

¿Qué hacer ante este momento desolador y sin salida? Quizás, había que cambiar el concepto Cooperación Internacional, basado mayoritariamente en financiar Proyectos y Programas para países del Tercer Mundo por otra manera de entenderla. Evo Morales decía en uno de sus argumentarios contra la forma de hacer cooperación de España que ellos, los bolivianos, no querían patrones pero sí socios. La figura del cooperante que pone en marcha un programa en algún país y lleva una bolsa de dinero para realizarlo está empezando a difuminarse y a ser cuestionada incluso por la misma gente a la que va dirigida esa ayuda. Esto no quiere decir que no se necesite dinero para la cooperación internacional. Quiere decir que el dinero no es lo único que importa.

Provocado por este momento financiero, la Cooperación podría pensar en valorar toda la experiencia acumulada en estos 25 años de gestión y ofrecerla a sus contrapartes como “sabiduría”, “expertise” y compartir años de ejercicio en cooperación internacional. Es el momento de hablar de Cooperación Internacional Horizontal, de igual a igual, o de tú a tú. América Latina empieza a despertar de su letargo y ya hay países que son emergentes y que ofrecen un futuro brillante. He visto que algunos países africanos -como Uganda- está creciendo al 4%. También es cierto que queda mucho por hacer pero también lo es que los presupuestos de esos países incluyen ya partidas orientadas a los social y que, en unos años, tendrán el capital que, hoy en día, le falta a la cooperación española. Es necesario, pues, a mi modo de ver, cambiar el chip de lo que podría ser una Cooperación Internacional Vertical al nuevo concepto de Cooperación Horizontal.

Cooperar es “trabajar con”, no “imponer a”. “Trabajar con” significa que estamos en el mismo nivel, que somos capaces de resolver situaciones y problemas desde un enfoque en dos perspectivas analíticas capaces de complementarse y de encontrar soluciones. Y si bien es cierto que se necesita dinero también lo es que no todo es dinero. Hay otras alternativas que no pasan necesariamente por disponer de un montante más o menos importante.

Como dinero no hay, nuestro capital actual, que hay que poner al servicio de la Cooperación, sólo puede ser nuestra experiencia, nuestro “know how”, nuestros años invertidos en acertar y equivocarnos… Aciertos y fracasos al servicio de la evolución de aquellos que nos lo soliciten. Es hora de compartir, formar y construir. Creo que la Cooperación Internacional Horizontal es una buena opción. El desafío es ¿cómo echar una mano con los desfavorecidos, con todo lo que sabemos, sin tener que meterla en el bolsillo del dinero?

Y hacerlo posible.

1 comentario

Archivado bajo ONGs