Sanidad en África del siglo XXI


En general, los presupuesto de los Estados africanos destinan un porcentaje irrisorio a tres grandes necesidades que, por este u otro orden, son siempre la Sanidad, Justicia y Educación. Hace pocos días, conversando con una amiga que ya lleva bastante tiempo en un país africano, le propuse iniciar contactos para ver si era posible aplicar algo así como la telemedicina desde España, a través de internet y un servicio de atención médica que pudiera resolver situaciones concretas.

Su respuesta fue deprimente: No hay ni infraestructura, ni tecnológica ni pacientes potenciales para ello y mucho menos centros que pudieran sumarse a tu iniciativa. La Sanidad Primaria es bastante catastrófica. Exceptuando el Hospital Militar de XXXXX y otro par de ellos allí y el de XXX, que aún no conozco pero derivan muchos enfermos allí desde aquí e incluso desde la capital, no hay instalaciones sanitarias decentes ni adecuadas a lo largo del país, Pedro.

Afortunado es el barrio o el pueblo grande que tiene un centro de salud. Las condiciones del hospital de Xxxxx son tremendas. Conozco bien el área de SAU (Servicio de Atención de Urgencias) y trabajan en condiciones de extrema necesidad unos profesionales como la copa de un pino. En un par de ocasiones les hemos llevado un gran cargamento de medicamentos genéricos y material básico que he traído de España y parece mentira que trabajen con tanta dedicación, ahínco y hasta que puedan curar con tanta escasez de medios. El doctor Xxxxx es mi héroe nacional, un guineano que es la alegría y la motivación personalizada.

La inmesan mayoría de la población no tiene ni para gastarse 100 cefas en una pastilla para la fiebre, Pedro (0.15 cts de euro) , y a veces ni 25 cefas para un ibuprofeno (echa la cuenta…) por lo tanto ¿cómo van a pagar una cuota por muy mínima que sea para poder ir al médico en caso de que se pongas enfermos? A todas luces imposible.

En los lugares más recónditos del país (ni en muchos de los conocidos) no hay ni un mísero centro de salud, Pedro, y cuando existe, lo atiende una persona no cualificada que tiene como consultorio una habitación con una mesa, una estantería con unos cuantos medicamentos (con suerte) y quizá una camilla.

Con el Ministerio de Salud hay que hablar para que construyan centros de atención primaria y proporcionen el mínimo material necesario a los hospitales. Una pena pero es así.

Existe un plan dentro de la Seguridad Social del país como el que describes: cuota mínima, creo recordar de 2.000 ó 3.000 cefas por persona (3 ó 4, 5 euros y medio ¡¡al año!!) que da derecho a consulta gratuita en la Sanidad Pública y a una reducción muy considerable en el precio de los medicamentos, creo recordar que en un 60%. Para empezar casi nadie lo sabe y el que lo sabe, como nuestro amigo Xxxxxxxx, hace caso omiso. Es algo que no cabe en mi cabeza pero claro, no tienen la conciencia de que el que siembra, cosecha y mucho menos cuando no sabes si te vas a poner enfermo o no. En fin…

Que te vean en el hospital cuesta ya de por sí 3.000 cefas y luego súmale las radiografías, 5.000, análisis que són carísimos, 35.000 según cuentan todos (aunque a día de hoy, no me lo creo) y otras tantas pruebas amén de la compra de medicamentos. ¿Cómo no va a compensar invertir 10.000 ó 15.000 cefas de una sola vez y al año (15 ó 25 euros) en una familia de 5 miembros para tener la asistencia asegurada y una reducción en el coste de los medicamentos? Los contrastes de vivir en África, amigo. Tú lo sabes mil veces mejor que yo. Siempre que se lo puedan permitir, claro está, porque hay infinidad de personas que tienen como sueldo mensual esos 15.000 cefas….

En el siglo XXI están son condiciones sanitarias de un país africano que no es de los más pobres. La Sanidad es un derecho humano básico reconocido en todo el mundo pero llegar a tenerlo parece un trabajo utópico o de muchos años de espera.

Sólo las ONG de vocación médica y sanitaria, dependiente de la ayuda a la Cooperación pueden hacer algo por la gente de África como se ha visto en las pandemias y emergencias. Miuentras, se inauguran autopistas, carreteras o aeropuertos. África es como un continente maquillado tan inconsistente como un espejismo.

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs

Wefood, ¡un supermercado diferente!


wefood

Wefood es un supermercado danés diferente al resto de supermercados. Proveen sus estanterías de productos a punto de caducar, desechados en otras cadenas de venta de alimentos, por motivos de caducidad o  por su aspecto debido a faltas en el embalaje. Esta interesante iniciativa vende los productos entre un 30% y un 70% menos que otros supermercados de Dinamarca. El origen del proyecto está en la colaboración que realizan la ong DanChurchAid y el Banco de Alimentos de Dinamarca, el objetivo que persiguen es erradicar el hambre en el país. Llevamos muchos años viendo como en nuestras ciudades hay personas que por su precaria situación personal se alimentan de los alimentos que encuentran en los contenedores de basura de los supermercados. Este supermercado danés funciona como un outlet de comida, está abierto a personas sin recursos o a cualquier persona que quiera comprar.

En un mundo en el que un tercio de la producción mundial de comida termina en la basura, comida que sería suficiente para alimentar a 2.000 millones de personas nos encontramos con que hay (según los datos manejados por el “Programa Mundial de Alimentos“)  795 millones de personas en el mundo no tienen suficientes alimentos para llevar una vida saludable y activa; el 12,9% de la población mundial presenta desnutrición;  la nutrición deficiente causa el 45% de muertes de los niños menores de cinco años, más de 3 millones de niños y niñas; uno de cada seis niños en los países en desarrollo presenta peso inferior al normal;  son millones los niños que asisten a la escuela con hambre.

Como la gran mayoría de los problemas que soportamos diariamente como humanidad el de la alimentación se mueve en dos polos opuestos que no se compensan, por un lado los países desarrollados tiramos la comida que sería suficiente para alimentar a aquellos para los que la falta de comida es un fuente de enfermedad y muerte.

¿Pero cómo funciona este interesante emprendimiento?

Los productos que comercializa WeFood tienen  acuerdos comerciales con las tiendas locales, con grandes cadenas de supermercados, e incluso con distribuidoras de fruta italianas y españolas. No venden carne, ni pescado fresco ante el claro riesgo que supondría consumirlos en estado de descomposición. Esta iniciativa también ha contado con el impulso que ha supuesto la reforma legislativa danesa que permite que las tiendas de comida puedan vender a Wefood los alimentos de los que se van a desechar  a un precio simbólico. Este supermercado está gestionado por dos empleados y 80 voluntarios.

Esta iniciativa de carácter social está repleta de bondades, por un lado facilita el acceso de comida a personas con una economía precaria, racionaliza la producción de alimentos y exceso de los mismos generando menos residuos y costes para las arcas públicas, además de concienciar sobre el problema que supone la alimentación en los países en desarrollo.  Esperemos que ante la locura que nos invade en una sociedad cada día más consumista iniciativas como estas se trasladen a muchos países.

Le deseamos a Wefood un buen futuro desde Aldea Gala.

rramirezgu@gmail.com

 

5 comentarios

Archivado bajo ONGs

La vergüenza del salario mínimo español.


Hay muchos elementos que los ciudadanos españoles puntúan como negativo de nuestra pertenencia a la Unión Europea. Es cierto que en etapas anteriores, esta percepción era más positiva, cuando recibíamos fondos de convergencia. Fondos que nos sirvieron para tener más carreteras, trenes, infraestructuras. Que permitieron un cambio de cara a nuestro país en pocos años y que permitió a unos pocos ganar dinero utilizando el consabido espíritu picaresco que nos caracteriza.

Personalmente creo que la pertenencia a la UE nos beneficia por varios motivos. Nos abre la mente, nos sitúa en un marco de culturas diferentes a la nuestra con las que nos une una historia común. Y nos posibilita el acceso a nuevos mercados de trabajo o espacios económicos. Algunas empresas han aprovechado este nuevo escenario para ampliar su negocio. Y muchos ciudadanos españoles han podido estudiar o trabajar en los países de la unión mejorando su currículum o incluso estableciendo su vida fuera de nuestras fronteras. Somos Europeos creo que es beneficioso. De hecho la política nacional debe ajustarse en un casi 80% a las decisiones que se toman en las instituciones europeas. Razón por la que no entiendo la alta abstención de electores que se produce en las elecciones al Parlamento Europeo que junto con la Comisión Europea  y Consejo de Europa tienen un peso político que si lo comprendiéramos, cambiaría nuestra percepción a cerca de estas instituciones.salario_minimo_EU271

Esta semana en la prensa española recoge algunas conclusiones sobre el salario mínimo español detalladas en un  informe del Comité Europeo de Derechos Sociales del Consejo de Europa :”El salario mínimo de los trabajadores del sector privado no garantiza un nivel de vida digno”, algo que también es aplicable para “la plantilla contratada en la función pública”. Recordemos que el salario mínimo español es de 648,6 euros brutos al mes. En estos momentos de crisis, en los que la recuperación económica sólo ha llegado a los empresarios y la calle Génova, los salarios del resto de mortales españoles se basan en este mínimo, que después de llevar congelado varios años por fin se ha subido 3,3 euros al mes. Cantidad  que me parece de mal gusto.

Pero no nos perdamos, este  Comité concluye que la situación que se vive en España no está conforme con lo recogido en el artículo 4 de la Carta de 1961, que dice: “Todos los trabajadores tienen derecho a una remuneración suficiente que les proporcione a ellos y a sus familias un nivel de vida decoroso”. Pero además se incluye referencias a jornadas laborales de 60 horas semanales en algunas categorías laborales, la no retribución de horas extras y un listado de situaciones injustas o de merma de derechos de los trabajadores. La Carta Social Europea es un tratado que garantiza los derechos sociales y económicos de los ciudadanos europeos como son la vivienda, la salud, el empleo, la protección social y jurídica, la no discriminación, la libertad de movimiento de las personas por los estados miembros. Este documento fue aprobado en 1961 y revisado en 1996, nuestro país ha ratificado el primer documento pero no ha ratificado esta carta aún. Quizás este es el tipo de cosas por los que los ciudadanos deberían decidir su voto y pelear. ¿Algún partido político está dispuesto a ratificar esta carta de Derechos Sociales? ¿De verdad pensamos que lo que sucede en Europa no es importante? La Unión Europea tiene mecanismos de sanción a los países que no cumplen con los acuerdos firmados y ratificados, pero claro la desinformación ciudadana permite que los verdaderos objetivos de lucha social queden difuminados en una telaraña de patrañas televisadas en directo todos los días, el consabido pan y circo.

Nuestro salario mínimo como constata Europa no nos alcanza para vivir, creo que los españoles ya lo sabíamos,  de hecho lo que me asombra es que en algunos países como Luxemburgo el salario mínimo es de 1.874 euros, salario que ya querrían ganar en nuestro país muchas personas con formación, experiencia laboral, idiomas y no se cuantas cosas más que te exige el mercado laboral actual.

Para finalizar sólo un par de cosas primero que me avergüenzo de este salario mínimo que no permite vivir a los ciudadanos en condiciones dignas, son salarios de esclavitud moderna, en condiciones laborales de esclavitud, que en estos momentos aceptas o aceptas. Y segundo los ciudadanos tenemos la responsabilidad de informarnos y pelear por los derechos que dignifiquen nuestra sociedad y nuestra vida. Buen día a tod@os.

1 comentario

Archivado bajo ONGs

Ésta es la situación actual de las ONG de Desarrollo


La política del freno y marcha atrás de este Gobierno, respecto a la Cooperación Internacional, no ha sido una medida de contención de gasto o de racionalización de los recursos, ni mucho menos, ha sido tirar por la borda muchísimos años y muchísimos euros que no han dejado indiferente al Tercer Sector.

Nos hacemos eco de un informe elaborado por la Coordinadora de ONG que recientemente ha publicado y que constituye una radiografía de este sector en la actualidad. En él se puede ver que con la que está cayendo el apoyo ciudadano a las ONG se mantiene, más o menos, pero la política gubernamental y autonómica deja mucho que desear pues aparte de los recortes se han producido retrasos en la transferencia de fondos que en su día fueron aprobados y presupuestados que han llegado, en algunos casos, a los 2 años de espera.

La pregunta que se plantea es si la Cooperación al Desarrollo se articula como una verdadera ayuda o si es producto de una moda mediática con la base tan poco sostenible que se derrumba cuando se priorizan otras cuestiones. Si es por lo último, hemos perdido años y millones de euros “por ir a la moda de Europa” en cooperación internacional. Deberíamos exigir más voluntad, más compromiso y, sobre todo, más seriedad.

En este informe, se puede destacar que la sociedad sigue dando su apoyo, en forma de voluntarios y aportaciones dinerarias a las ONG y que, incluso alguna de ellas han repuntado en ese apoyo popular. Esto evidencia una voluntad clara de ayuda, apoyo y colaboración con estas organizaciones cuyo extracto social es el mismo. Y también es una lección de coherencia y humanidad para los que nos representan o deberían representarnos a través del contrato social que supone el sufragio universal.

EXTRACTO DEL INFORME DE LA CONGDE:

En 2013/2014, el volumen de fondos públicos ha disminuido en 3 de cada 4 organizaciones:

  • 5% de ONGD disminuye sus fondos públicos
  • 16% de ONGD mantiene sus fondos públicos
  • 9% de ONGD aumenta sus fondos públicos

En 2013/2014, el volumen de fondos privados disminuyó en más de la mitad de las organizaciones:

  •  56% de ONGD disminuye sus fondos privados
  • 23% de ONGD mantiene sus fondos privados
  • 21% de ONGD aumenta sus fondos privados

2 de cada 3 organizaciones han sufrido impagos o retrasos en los pagos de las subvenciones concedidas:

  •  64% de ONGD sí ha sufrido impagos o retrasos
  • 36% de ONGD no ha sufrido impagos ni retrasos

En 2013/2014, el número de personas voluntarias en las organizaciones se ha mantenido o ha aumentado:

  •  47% de las ONGD mantiene el número de personas voluntarias
  • 34% de las ONGD aumenta el número de personas voluntarias
  • 18% de las ONGD disminuye el número de personas voluntarias

En 2013/2014, más del 60% de las organizaciones mantuvo o aumentó el número de personas socias:

  •  39% de ONGD disminuye número de personas socias
  • 32% de ONGD mantiene número de personas socias
  • 29% de ONGD aumenta número de personas socias

Las organizaciones se han visto obligadas a seguir tomando medidas en 2013/2014 para hacer frente al contexto de crisis y a los recortes:

 

MEDIDAS LABORALES ADOPTADAS
Reducción de personal 29%
Reducción de sueldo 18%
Personal voluntario asume actividades/tareas que antes eran de personal remunerado 16%
Reducción de jornada 12%
ERE 6%
ERTE 2%
Otras (*) 18%


Otras medidas que las organizaciones están llevando a cabo, son:

  • Compartir sede y servicios generales con otra organización.
  • Cambio de sede a locales más baratos o de cesión gratuita; renegociación de alquileres; compartir espacios con otras organizaciones.
  • Reducción de gastos de viajes utilizando herramientas de videoconferencia. Reducción de estructura.
  • Búsqueda de fondos privados y de empresas.
  • Redistribución de tareas y responsabilidades entre sede central y delegaciones internacionales.
  • Limitación de gastos de internet, fax y teléfono.

 

*Datos recopilados en marzo-abril de 2014 a través de una encuesta enviada a todas las organizaciones socias de la Coordinadora de ONGD-España (82 ONGD y 17 Coordinadoras  Autonómicas) y respondida por 58 ONGD y 12 Coordinadoras Autonómicas (porcentaje de participación = 71%)

 

 

1 comentario

Archivado bajo ONGs

¿La Cooperación Española al Desarrollo es una Ayuda en Futuro Diferido?


Las Coordinadoras Autonómicas de ONGD, con ocasión del VII Encuentro de Comunidades Autónomas y Cooperación al Desarrollo en Toledo los días 8 y 9 de mayo de 2014, denunciaron el desmantelamiento de las políticas sociales y especialmente el de la política pública de cooperación.

Por su parte, Rajoy, en una reunión europea en Viena, en la que se expusieron los graves problemas que suscita la inmigración “ilegal” (?) de los subsaharianos en Ceuta y Melilla, y en la isla de Lampedusa, actualmente, incluso en Grecia, conminaba a los gobiernos de Europa para, de una parte involucrarlos en el problema y, por otra, a la cooperación con los países emisores para zanjar el problema desde su mismo origen desarrollando proyectos de cooperación y desarrollo de los mercado laborales en esos países.

Pero,  la política de cooperación al desarrollo, central y  autonómica, está en grave peligro, asediada por los recortes de derechos y presupuestos, los cambios legislativos, los procesos de privatización de las políticas sociales, las políticas insolidarias, los compromisos incumplidos y la falta de voluntad política, según reza el avance del VII Encuentro de CC.AA. Y sigue diciendo el citado texto que “la reducción de la Ayuda Oficial al Desarrollo autonómica del 71,5% desde el 2008 pone en grave peligro la continuidad del trabajo en materia de salud, derechos de las mujeres, educación o soberanía alimentaria en países empobrecidos”.

En el caso, por ejemplo, de Castilla-La Mancha, anfitriona de este encuentro, “la situación en Castilla-La Mancha es desoladora, el gobierno regional solo ha dejado las migajas del presupuesto. En 2014 ha quedado reducido a 254.000€ (0,003% del presupuesto total consolidado), cuando en 2009 era de 46.390.370€ (0,44% del presupuesto total consolidado). Ha desmantelado las políticas de cooperación para el desarrollo: ha suprimido el Fondo Regional de Cooperación, el programa de Jóvenes Cooperantes, las convocatorias de programas y proyectos de Cooperación y Educación para el Desarrollo y sensibilización, dejando las migajas del presupuesto para “ayudas de emergencia”.

Claro que, en esa Comunidad, la presidente es Dolores de Cospedal que, entre otras virtudes, es una experta en “Pagos Diferidos” y quizás ahora también lo sea en “Cooperación en Diferido Futuro”. Pero esto no es lo único que debería preocupar, que sin duda preocupa, en este comunicado final del Encuentro de ONGD Autonómicas hay una alarma ante una nueva situación que afecta y afectará a estas organizaciones no-gubernamentales. Dice así: “Esta situación se agrava todavía más por las deudas y requerimiento injustificados y abusivos de proyectos ya ejecutados que algunos gobiernos autonómicos y municipales mantienen con las ONGD”. Es decir, proyectos ejecutados, aprobados en presupuesto pero no desembolsados por las administraciones autonómicas. O lo que es lo mismo, soportados por las propias ONGD hasta que se los paguen.

Esto significa que, a pesar de los controles presupuestario y de evaluación que por ley deben pasar las ONGD ahora, cualquier atisbo de duda en la documentación tendrá una revisión a fondo y, si del resultado de esa revisión, puede derivarse un error que se “interprete” como grave, la ONGD tendrá que devolver el importe íntegro de la subvención que, en algunos casos ni siquiera ha cobrado.

Si unimos esta nueva doctrina revisionista con la también nueva ley de Cooperación, en la que se pretende exigir a la ONGD que adelante el 100% de la financiación de un Proyecto de Cooperación, detalle que la gran mayoría de las ONGD no van a poder cumplir, a qué c… vamos a Viena para pedir que Europa se implique más con los países subsaharianos y que la solución del problema inmigratorio pasa por la Cooperación Internacional, si nosotros, los principales afectados, reducimos a la mínima expresión las ayudas que exigimos a los demás. ¿No les parece un poco contradictorio?

¿Está la política gubernamental ante una “Solución Final” para las ONGD. Hace algunos años, cuando trabajaba para una ONGD, en realidad una Fundación suiza en la que ayudé en crear y desarrollarla en España, un ayuntamiento gallego nos concedió un premio de 1.000.000 de pesetas por un proyecto de Salud Infantil en África. El alcalde, cuando me iba a entregar el cheque en el Salón de Plenos, ante numeroso público e invitados, me hizo una pregunta: Enhorabuena pero ¿no le parece que hay demasiadas ONGD en España?

Le pedí permiso para contestar en clave gallega y le dije: ¿no le parece que hay demasiadas sucursales bancarias en España? Quizás esa sea la clave, reconvertir las ONGD en Bancos. Así no habría límites para las subvenciones, ni tanto control, ni habría que pagar por adelantado, ni dar explicaciones.

Deja un comentario

Archivado bajo ONGs